Gorillaz México y Latinoamérica Foro

Geek Domains
Gorillaz México y Latinoamérica Foro » Fan-Fiction
These are the best days of our lives....

Responder Página < Anterior  1 2 3
Autor Mensaje
CyborgPoky
nuev@


Reg.: 26 Ago 2013
starstarstarstar

Mensajes: 19


#31 Escribió el primer mensaje de este tema Publicado: Jue Sep 26, 2013 10:24 pm - Título del mensaje: These are the best days of our lives... Responder citando

These are the best days of our lives...

Hola! fue revelador el tiempo que pasè escribiendo este cap. Se me fue la semana volando y lo peor es que ni siquiera se porque xD, como sea, Capitulo 11!! disfruten!!
(NOTA: no pretendo hacer "ships" de nada ni nadie, para que no se asqueen o se empiecen a emocionar)


Cap. 11: Respuestas




"Otro dìa mas en Plastic Beach, aùn no sale el sol y todos estan dormidos. Hacìa mucho que no escribìa. Chistoso ¿no? uno escribe no cuando le parece ni quiere si no cuando lo necesita, y yo necesitaba escribir (no solo canciones, por supuesto). Digamos que Murdoc me revelò un secreto, no supe como reaccionar, estaba estupefacto, pero mi nerviosismo y mi estupido tartamudeo florecieron como los gays en pleno siglo XXI cuando me lo dijo, sì....al parecer le gusto a Cyborg.....yo tampoco tendrìa palabras. Creo que algo fallò en sus circuitos, pero Murdoc insiste en que no es asì. Como sea, espero que tome una desiciòn, no serà fàcil, pero tendrà que hacerlo, al menos eso pienso.
                     
                                                                                                                                2D"


El tecladista terminò de escribir en una antigua libreta de forro tinto que utilizaba en dìas anteriores para hacer anotaciones de su carrera, y este preciado objeto se convirtiò en otro mas para llenar espacio, pero ese dìa decidiò darle un buen uso.

Como siempre, a las 10 de la mañana, la nipona ya se encontraba despierta y preparando el desayuno. 2D charlaba con ella desde el comedor. A Russel ya le habìan llevado su desayuno, solo faltaban ellos......y Murdoc.

Tal cual, el satanista bajò las escaleras hasta la cocina con su uso apropiado donde encontrò a sus compañeros de banda. Prematuramente escuchò una conversaciòn que decidiò ni darle importancia e irrumpir en la escena hogareña solo para tomar un par de pan tostado y alejarse. Demorò un poco en encontrar sus cosas y se fue derecho por donde vino, Noodle se habìa detenido mirandolo seriamente y 2D no quitaba la mirada de encima. Cuando el satanista saliò, sin decir palabra, los espectadores se miraron el uno al otro.

Este bajo por las escaleras descalzo en medio de bostezos y bocados de pan con mermelada. Llegò hasta la sala de recargas donde abriò la puerta rechinante y encontrò a Cyborg en una curiosa postura, parecìa estar drogada o algo parecido para el bajista. La conectò de nuevo y esperò la recarga, la cual duraba 2 horas, asì que saliò y volviò a subir sin dejar de bostezar ni quitar su mueca somnolienta ni sus parpados pesados. Regresò a la cocina y virtiò agua en un vaso para despuès salir sin saludar a sus compañeros quienes seguìan mirandolo extrañados.

-Espera, Noods, ya vuelvo.- dijo el peliazul mientras se levantaba de la mesa con urgente apuro.
-Okey, pero no tardes, los Hot-cakes no esperan a nadie, lo sè!

2D saliò detras del bajista y lo detuvo por detràs.

-¡Murdoc! -le detuvo.
-¿Què? mas vale que sea de vida o muerte....- advirtiò el satanista mirandolo amenazante. Su cabellera alborotada y su cara de pocos amigos lo decìa todo, Murdoc no estaba de buen humor.
-Eh....pues no...pero....¿Ya pensaste en lo de ayer? -le dijo tapando el sonido con su mano alrededor de su boca en un susuro.
-¿Que de ayer?
-Lo de....ayer....-
-¿Que es? ¡ya dime, joto estupido!-
-Lo de Cyborg, Mudz. Lo de Cyborg.
-¿Que de Cyb....? ah, si.....pues me tiene vuelto loco ¿sabes? no he podido dormir bien desde el lun.....espera un momento ¿porque te estoy diciendo esto?- frunciò el ceño.
-P-pues porque a mi tambien me concierne.....¿recuerdas? -dijo arqueando ambas cejas.
-Si me dejas desayunar tranquilo tal vez te lo diga, Stu.- dijo mientras se daba la vuelta con los parpados pesados y una mueca somnolienta dando un sorbo a su vaso. Antes de dar siquiera un paso, Murdoc abriò completamente los ojos y se atragantò con el agua que estaba pasando, lo cual lo hizo toser como endemoniado.

-¿Murdoc? ¿estas bien? -preguntò el tecladista preocupado.
-Si, si....estoy bien...-dijo sin voltear a verlo y siguiò su camino. Ni cuenta se habìa dado de que conectò a la robot sin preocupaciones o vacilaciones. Si, la rutina, la simple rutina. Le costarìa demasiado deshacerse de su robot, demasiado.

3 horas mas tarde, Cyborg divagaba por la isla con una escopeta en manos y una sonrisa en rostro. Russel y Noodle la miraban  con odio, fastidio, molestia y con extrañeza, ¿poque sonreìa? Murdoc no podìa evitar sentirse mal cada vez que la miraba por su ventana dar otra vuelta haciendo la expediciòn con su sonrisa. Pronto, esta llego a dar el tipico informe a la sala de fotografìas, por donde la miraba el satanista. Un escritorio, varios marcos con fotografìas habitadas por imagenes de personas super famosas, algunos instrumentos por ahì y un ventanal gigantesco conformaban la habitaciòn.

-Lista para dar informe, señor.
-Si, gracias Cyborg.- dijo sin dejar de mirar el oceano por medio del ventanal.

Ella esperò la orden que nunca llegò, y solo se limitò a cuestionar.

-¿Amo? ¿no quiere recibir el informe?
-Hoy no, Cyb...gracias.-

¿Cyb? el casi nunca la llamaba asì, a excepciòn  de cuando hacìa algo al pie de la letra y satisfacìa al amo, Murdoc nunca llamaba asì a la robot. Le extrañò demasiado, ella casi estaba pensando como humana, no como una màquina.
-¿Esta todo bien, señor? -pregunto incrèdula.
-Si, llama a 2D. Tenemos que terminar unas canciones.

Murdoc no paraba de pensar en la desiciòn que se aproximaba cada dìa mas, dejar vivir o morir a Cyborg.

Ella, aunque extrañada por las serias palabras del bajista, saliò sin dudarlo. Decidiò ir a buscar al peliazul. Saliò por la puerta, estaba nublado, hacìa mucho viento, pero eso no impedìa que el gigantesco baterista y su compañìa escencial pasaran la tarde fuera, como siempre. Tocando nuevas canciones para el album, el cual estaba casi terminado, faltando unicamente 3 canciones restantes para completarlo.
Ella se dirigiò hacia ellos, sonriendo bobamente de nuevo, sin prestar atenciòn a las expresiones de molestia de los demàs.

-2D, el amo Murdoc quiere que termines las ultimas canciones para el àlbum.
-Oh, esta bien.- dijo levantandose de la arena, mirando a los otros con extrañeza. -¿Que hay de ellos? ¿no colaboraràn con el àlbum? -pregunto señalandolos con el pulgar.
-No lo sè. -concretò Cyborg.
-No importa, Toochi. Estamos bien aquì, ve tu. -dijo la nipona y le mandò un beso con la mano despidiendose.

Cyborg sintio rabia y tomò al peliazul del brazo.
-Vamos.- dijo molesta. 2D no comprendìa porquè lo llevaba del brazo, porquè se habìa molestado asì como asì, y mas aun, ¿porquè lo habìa llamado 2D?

Ambos llegaron en un silencio incomodo al estudio encontrando al bajista afinando un bajo. 2D se adentrò en el lugar comos si fuese su hogar de toda la vida.

-Que hay, Mudz. -dijo alegremente, sentandose a un lado de el, encendiendo su tipico Casio VL Tone. -Hey, creì que Noodle y Russel iban a colaborar con nosotros.
-De hecho, hasta que las cosas se arreglen, Noodle no querrà ni pisar el estudio. Y Russel no puede poner un pie en ningun lugar, tu sabes.- dijo encendiendo un cigarro, dando caladas.
-Ya veo, ¿y....que has pensado? acerca de....- dijo señalando a Cyborg, quien jugueteaba con la basura del lugar.
-No lo sè, sigo en las mismas, Y contigo presionandome me siento peor. A veces me pregunto porquè coñ* te lo dije.-

No pasaron mas de 2 horas cuando tenìan lista la canciòn Gleeter Freeze. 2D se estirò y diò un bostezo.
-Bien, ya tenemos todos los featurings y algunas canciones avanzadas. Solo nos faltan 2....y ni siquiera se nos ha ocurrido nada.
-Espera, ¿que no nos hacìan falta cinco?- pregunto el satanista mientras revisaba un montòn de papeles todo estresado.
-No te lo dije, hehehe...-riò nervioso -cuando me tenìas abajo escribì "Rinhestone eyes", fue la que me pediste. Tambièn escribi una cancion a Noodle, le puse "On melancholy hill" y ella me ayudò a escribir To Binge.
-¿Porquè ni siquiera me habìas dicho? Estupido.-
-¿Quieres escucharlas? -preguntò 2D extasiado.
-Ya me sè la que compusiste con Noodle, solo toca esa que tu le escribiste.-
-On melancho....-
-Si, si...como sea.

2D comenzò a tocar, Murdoc parecìa estar aburrido y cansado, los ensayos y las composiciones nunca son divertidas o faciles. El terminò de tocar, claro, aùn hacìan falta un montòn de cosas.
-Se escucha muy marica -riò el satanista.- dejame agregar la lìnea de bajo y otros acordes o efectos. Para mañana te quiero aquì a las 9 para terminar de una jodida vez. Entonces ¿nos faltan 2?
-Sì. -afirmò el tecladista. -Espera, ¿como que muy marica? solo estaba escribiendo lo que....- Murdoc le interrumpiò
-Na, na, na....no me importa. Es màs dificil hacer esto sin Damon. -comentò.
-Lo sè. Me dijo Russel que se reintegrarà con Blur.
-Sì, he estado en contacto con ellos.
2D se tragò las anginas cuando escuchò aquella noticia. El tan mortificado por no saber nada de la existencia de su antiguo colaborador de album. Cada dìa era mas loco para èl.
-¡¿Como?! -grito el peliazul.
-Pues, existe la tecnologìa, idiota. Cualquier imbecil lo sabe.- decìa sin dar una pizca de importancia a la reacciòn del telcadista.
-P-pero....cuando tu....y cuando yo....y ellos....- alegaba con ademanes exagerados en cada una de sus palabras.




Russel y Noodle habìan permanecido sentados en el mismo lugar charlando, nunca se les acababan los temas de conversaciòn. Sin embargo, al hacerse tarde, Noodle se retirò para dormir dejando al baterista solo para sus adentros y contemplar las estrellas.
2D regresò agotado del estudio y se fue derecho a su habitaciòn. Al menos, a Plastic Beach pronto regresarìa la tranquilidad y normalidad que nunca existiò antes.



Murdoc diò un bostezo mientras se estiraba y buscaba entre sus cosas un vaso con tequila. El reloj rojo brillante entre la penumbra de su oscura habitaciòn dejaba ver las 9 y cuarto de la mañana, le importo menos dejar plantado por un rato al peliazul, a quien habìa citado el dìa anterior y se fue con toda calma a desayunar.
Cyboorg estaba haciendo guradia rutinaria dentro del edificio, Noodle al parecer no habìa despertado y 2D probablemente estarìa en el estudio.

-Amo -irrumpiò la robot en medio de su desayuno.
-¿Que quieres? -dijo mientras daba un bocado a su pan tostado.
-Solicito permiso para hablar con el tecladista de Gorillaz.
-¿Que? ¿Y para que?-
-Solo quiero hablarle- respondiò.
-No se te estarà ocurriendo confesarle tu "pequeño secreto" -dijo haciendo comillas con los dedos, ya ni siquiera era un secreto aunque 2D lo dudara por completo.
-No, solo quiero entablar una conversaciòn con el. ¿Permiso?-

Murdoc soltò un suspiro de molestia recargado de fastidio.
-Me niego, podrìas arruinar lo que estoy llevando a cabo.
-Por favor, ¡Insisto! no harè ninguna estupidez. Lo prometo.-
Murdoc soltò una carcajada.
-¿Lo prometes? Cyborg, por satàn, es una estupidez, recuerda que sigues siendo solo un robot.

Ante esas palabras, Cyborg se quedò callada. Comprendìa completamente la situaciòn, se insultò a si misma en sus pensamientos por haber pedido tan absurda estupidez.
-Entiendo.- dijo resignada.
-Por cierto, traeme mi cuaderno de notas, tengo que hacer algunos ajustes a las maquinarias y tuberìas. Encargate de eso, la bañera hace un chirrido estresante.- ordenò el bajista sin quitar la mirada de un viejo periòdico que habìa traido consigo junto con otros mas antes de alejarse de la civilizaciòn por tiempo indefinido.
-Sì, señor.-dijo y saliò con paso desganado de la cocina.

Al bajista lo embargaron sus pensamientos de nuevo, negarle a Cyborg ver a 2D e incluso hablarle hace que no valga la pena la espera por decidir, pero su conclusiòn se inclinaba al otro costado, querìa dejar existir a su pequeña creaciòn.



2D yacìa recostado en un sillòn que hacìa juego con unas mesillas en el estudio, esperaba desde hacìa media hora al bajista que no se habìa aparecido, incluso le habìa dado tiempo para ir a dar una caminata y crear una parte de la linea de bajo y el apoyo de la baterìa para On melancholy hill.

3 ligeros y delicados golpes se escucharon del otro lado de la puerta. 2D se levantò molesto a abrir.
-Al fin llegas, me tienes esperando aquì como desgraciado, para otra no vuelvo a venir....- pero cuando abriò la puerta, encontrò a la nipona de cabellos violetas y rostro quemado con una expresiòn de confusiòn, màs especìficamente con una ceja arqueada, la cabeza ladeada y una sonrisa de ridiculeza frente a sus narices.
-¿Quièn te tiene como desgraciado? -bromeò Noodle.- No sabìa que habìamos quedado de vernos aquì.- dijo entrando tomando asiento en el mismo lugar donde se ecnontraba hacìa pocos minutos el peliazul.
-L-lo siento, nunca te hablarìa de esa manera, Noods, es solo que Murdoc me tiene aquì esperando desde hace casi 40 minutos.- dijo cerrando la puerta tomando asiento a un lado de Noodle.
-Ah, nuestro pequeño demonio, no sale de las mismas. ¿Porquè no fuiste a bsucarlo? estamos en una isla, dudo mucho que haya salido a comprar cerveza a algun Oxxo o algo asì- riò la nipona.
-No en realidad, es solo que no me gustarìa ser yo quien lo despierta por la mañana, no me responderìa con un "Buenos dìas, cariño".
-Yo sì lo harìa.- dijo la guitarrista volteando a verlo de frente. 2D se sonrojò ante las palabras ducles de la nipona. Estaban cerca, solos, el uno con el otro.

Como si estuviesen conectados, como si fuese una necesidad, se besaron. Simplemente se besaron. Tomaron el rostro del otro y, como si fuese una reacciòn en cadena, comenzaron a profundizar el beso. Tomaron aire y se miraron el uno al otro, ruborizados.
-Lo siento, yo no quise....-trato de explicarse el tecladista. Pero Noodle tomo las riendas de nuevo y siguieron besandose. No escucharon los pasos detras de la puerta, ni que esta se abrìa. Noodle cortò con la muestra de afecto de 2D al ver a Cyborg parada en la puerta. Su expresiòn lo decìa todo. Boquiabierta, paralizada, completamente en blanco.
Ambas se miraron, la robot sintiò una descarga elèctrica que provenìa de todos sus circuitos. Noodle sintiò una sensaciòn cercana al arrepentimiento, po instinto se levantò del sillòn y salio del lugar. Cyborg no retiraba la mirada del peliazul, quien fue detràs de Noodle, sin siquiera darse cuenta de que a Cyborg se le escapaba algo similar a una lagrima por entre sus flequillos.

-¡Noodle! ¡Noodle, espera! - ella se detuvo antes de llegar al barandal del balcòn.
-No, no, 2D, esto no esta bien, no esta nada bien....lo lamento.
-No, yo lo siento, no debì hacerlo. De verdad.
-Esta bien, esta bien. Creo que es lògico querer demostrar nuestro afecto....tu sabes...despuès de tanto tiempo y....- decìa ruborizada la guitarrista.
-Si, si, tienes razòn. Fue simplemente el sentimiento ¿no?- reìa rascandose los cortos cabellos azules de su nuca.
-Si, ademàs....asì lo hacen en Francia, ¿no?-
-No lo sè- dijo con una sonrisa.
-¿2D? - le llamò al tecladista.
-¿Si?
-Gracias.- le volviò a decir, con la mirada baja, con sus mejillas rojas y una sonrisa dibujada en su rostro.
2D la rodeò con sus brazos, un calido y tierno abrazo que correspondiò ella tambièn.
-Que nadie se entere de esto.- dijo Noodle.
-Lo sè, todo igual, ¿okey?- decìa mientras revolvìa los cabellos de la chica.
-Pero...yo....- tartamudeò la robot desde la puerta corrediza de cristal mirandolos. 2D y Noodle se sorprendieron al verla ahì. Con una expresiòn de tristeza, recargandose en la puerta como si estuviese a punto de desvanecerse.
-¡Cyborg! -gritò 2D y se separò de Noodle. -¿Que haces aquì?-

Ella no respondiò, un corto circuito comenzò a propagar todo su chip de memoria, el de recepciòn, su interior, una sola frase se posò en sus ojos desorbitados y puestos en rojo: "AMENAZA". Y no para Murdoc, si no para ella, Noodle era una amenaza para ella.
Caminò ràpido hacia la nipona y comenzò a golpearla, 2D estaba cristalizado, de nuevo, ellas peleando por una razòn tan hiriente. El mismo se sintiò culpable. Tratò de separarlas, claro, sin ninguna ganancia, la fuerza de ambas era demasiado.
Cyborg aventò lejos a la nipona, quien callò de espaldas y respiraba con esfuerzos sin levantarse. La robot corriò hacia el tecladista y lo subiò a su hombro, cual costal de papas que se retorcìa mientras gritaba y reclamaba su libertad.
-¡Cyborg! ¡¿que haces?! ¡dejame, dejame! -le gritaba, pero Cyborg ya no era ella, algo dentro de sì se rompiò, no habìa sido un tornillo, ni un cable, era algo distinto.

Lo llevò cargàndolo hasta la playa, donde encontrò al baterista mirandola frunciendo el ceño, supuso que algo, por lògica, estaba mal. Cyborg cargando a 2D, quien no dejaba de moverse hizo entrar en acciòn al baterista. Sin embargo, luchar contra alguien tan pequeña y àgil como Cyborg y debido al  gran tamaño de su cuerpo, no pudo hacer absolutamente nada. Cyborg se le escurriò de las manos como agua y llegò al muelle sin problemas

Murdoc mirò por el balcòn a Noodle tratando de incorporarse, el tratò de ayudarla de inmediato.
-¿Que esta pasando?- dijo molesto el bajista
-¿Tu que crees? ¡Tu estupida replica mìa se volviò loca!
-¿Que? -Murdoc mirò hacia la bahìa, Cyborg con 2D en sus espaldas, mirandolo desde lejos, con un rojo intenso en sus ojos, apunto de saltar a un submarino. -¡Cyborg! ¡Cyborg! ¡detente! -le gritaba aferrado al barandal, casi callendo.
Ella lo escuchò, tirò al tecladista dentro del submarino violentamente y gritò:

-¡Amo! ¡Esto sì es una estupidez! - y se arrojò al submarino, Murdoc, estupefacto, mirò como el carro acuatico se sumergìa con 2D asomandose por la ventana hasta que el agua cortò la imagen, la triste imagen del peliazul.
Subir ^
SofiaVera
Quien es 2D?
avatar

Reg.: 08 Jul 2013
starstarstarstar

Mensajes: 20


#32 Publicado: Vie Sep 27, 2013 1:05 pm  Responder citando

Oh por Dios, no lo dejes, estoy enviciada con tu fic :S
_________________
Love gorillaz!
Subir ^
CyborgPoky
nuev@


Reg.: 26 Ago 2013
starstarstarstar

Mensajes: 19


#33 Escribió el primer mensaje de este tema Publicado: Vie Sep 27, 2013 3:42 pm - Título del mensaje: These are the best days of our lives... Responder citando

These are the best days of our lives...


Hola! :9 que les puedo decir? no pude dejar de pensar en esta parte del fic! simplemente me puse a escuchar a Michael Nyman y las ideas se me vinieron en mente (ya se me estaban acabando, equisde) y subir un capitulo despuès de otro es demasiado para mi!!!es cortito, pero lo que viene va a estar bueno, disfruten!!!




Cap. 12I don't want to be there when you hit the ground



-¿Cyborg? ¿A-a donde m-me llevas? -tartamudeaba el chico esquiando en un rincon del aparato acuatico conducido ppor la robot enloquecida. Ella no respondìa, seguìa mirando al frente con timòn en ambas manos, tal vez ni ella sabìa a donde se dirigìa. El resplandor de la luz intermitente de sus ojos rojos relfejado en el cristal inspiraba terror.
-¿Cyborg? Porfavor.....no hagas esto...Cyborg- le llamaba el peliazul con la voz temblorosa. Ella continuaba en su tarea, sin hacer caso, sacaba de quicio al tecaldista.
-¡Cyborg, por favor! ¡Quiero regresar! ¡No quiero estar contigo, quiero volver con Noods! -le grito poniendose de pie, apretando sus manos en un puño.

Cyborg girò su cabeza y lo mirò, era una mirada de una mezcla de amenaza y de tristeza que radiaba por sus ojos falsos.
-¡Cyborg, dejame ir, yo no te quiero! -le dijo a la cara, enfrentandola. Ella frenò en seco, abrio sus ojos completamente de par en par, se girò completamente y caminò a paso rapido pero vacilante hacia el peliazul, mirandolo de frente. Entrecerrò los ojos al mirarlo, su expresiòn era epica. No dijo nada, antes de dejar continuar 2D con sus quejas, ella soltò un puñetazo en su estomago. El callò de rodillas, ella volviò a su trabajo. Seguìa sus ordenes basicas, las que seguìa solo en principio, contra el amor que sentìa por el chico, el cual ahora sujetaba su abdomen tirado en el suelo. Una pizca de lastima surgiò en ella, como lo lamentaba, pero ya no era ella mas.



-Mierda, mierda mierda.....- decìa desesperado el bajista mirando hacia el infinito oceano. -¿Que putas voy a hacer ahora? No me jodas, esto es mi culpa -
-Solo querìa escuchar eso -interrumpiò la japonesa bajando su mascara cubriendo completamente su rostro. -Nosotros iremos a buscarlos, no deben estar muy lejos- dijo trepando por la espalda del baterista.- Ya volvemos.
-¿Que? ¿Que hay de mì? -preguntò el satanista confundido.
-Tu te quedas, ya hiciste demasiado. -dijo Russel, sin mirarlo, guitarrista y baterista se miraron con confianza y se adentraron al mar despuès de una afirmaciòn con la cabeza  por parte de Noodle.
-¡No, yo voy! -gritò y se avalanzò hacia el moreno gigante, aferrado contra sus ropas.
-¡Vaya, no has perdido el toque, viejo! -le grito la japonesa por lo alto debido al ruido que provocaban las zancadas del gigante en las olas. Murdoc solo refunfuñò ante el grito de la nipona haciendo una mueca.

Tal y como dijeron, alcanzaron el vehìculo submarino en pocos minutos. Por el radar de este, Cyborg detectò un objeto gigante en movimiento. Tomò una metralleta recargada, mirò al peliazul y saliò sin dudar hacia la rendija, por la cual comenzò a disparar a las personas que venìan detràs de ellos. Algunas balas se perdieron en el horizonte, muchas otras se clavaban en el agua, ninguna causò heridas en nadie. Noodle se puso de piè en tanteos sobre la cabeza de Russel.
-¡Russ, ahora! -girtò y diò un salto. Murdoc quedò boquiabierto al ver como la guitarrista se arrojaba hacia el agua desde la grandisima distancia que habìa. En tanto, Russel se agilizò y la atrapò con su mano, tendiò su brazo y esta corriò hasta tomar vuelo y saltar al submarino. Cayò y enfrentò a Cyborg, quienes comenzaron una ardua pelea cuerpo a cuerpo. 2D miraba todo desde abajo, ya no sentìa dolor, asi que se incorporò rapidamente y salio por las escaleras hasta encontrar a ambas Noodles peleando en una batalla indescifrable, el movimiento veloz del submarino y los bruscos ataques que soltaban. 2D mirò como Noodle resbalaba por la superficie y caìa al agua.
-¡¡¡Noodle!!! - girtò, creyendola muerta, Cyborg lo mirò y descargò una patada en su rostro para devolverlo de golpe al interior del submarino, este cayò de espaldas y sintiò un profundo dolor en su cuerpo de nuevo. Cyborg sonriò ante su malevola acciòn, fuè entonces cuando Noodle se abalanzò sobre ella por detràs, haciendole perder el equilibrio. Ambas cayeron rodando hasta llegar al borde de la trompa del sumbarino, el agua que salpicaba limitaba su vista y las ensordecìa el ruidoso motor en la superficie. Quedaron frente a frente, Cyborg, solamente Cyborg. Quien sentìa todas las sensaciones del desamor, librarìa la batalla aunque le costase lo unico que le quedaba de vida.

Murdoc mirò todo desde atràs. Russel se demoraba demasiado en seguir el submarino, estaba agotado y se habìa hecho mas profunda y densa el agua. El bajista se arriesgò por Noodle, tomò aire y saltò hacia el submarino, cayò en el borde de uno de los tirones de este.
-¡¡Viejo!! ¡¿Que estas haciendo?! -escuchò gritar a Russel, casi apagado por la distancia que los separaba.
-¡Lo que se supone que tuve que hacer desde hace mucho tiempo! -le girtò, pero no pudo distinguir la figura gigantesca de Russel entre la niebla que habìan provocado las densas nubes que abrìan paso a una tomrenta.
-¡Entonces adelante! -escuchò con voz apagada y bastante lejos, habìan perdido a Russel. Murdoc comenzò a trepar y llegò a la escotilla, donde en el fondo yacìa el tecladista tirado con un poco de sangre que manaba por su rostro. Dirigiò la mirada hacia el frente, las chicas continuaban luchando. Contemplò la batalla por detràs de ellas. Mirar a su creaciòn luchar contra la pequeña que se encargò de cuidar cuando llegò en una caja de FedEx, simplemente lo dejò anonadado.

-¡Noodle! -gritò desde la proa. -¡Noodle, lo siento, es todo lo que puedo decir, significas mucho para mì, y si pudiese arreglar todo lo que hice, todo lo que te hice, en verdad lo siento! -le gritaba con su ronca voz. Ella sonriò debajo de su mascara, al ditraerse, Cyborg la atacò descargando un golpe hacia ella, el cual evadiò, pero resbalò y cayò quedando aferrada en la mojada superficie metalica. Cyborg se dirigiò hacia ella y puso un pie sobre las manos de la japonesa, intentando hacerla caer.

-¡Cyborg! -le girtò, ella, sin dejar su tarea, volteò a verlo, su amo, en peligro igual que todos ahì, arriesgando su vida para dirigirle unas palabras antes de que todo terminara. -¡Cyborg, ya detente, es una orden! -dictaminò a su robot, ella dudò unos segundos, seguìa mirabdolo, no pestañeaba, era una maquina, su naturaleza habìa surgido desde aquel instante. Murdoc, por un momento, echò de menos a la tierna robot que sonreìa bobamente por el tecladista, la extrañò por completo y sabìa que nunca jamàs regresarìa.

La robot mirò a su replica en un estado completamente vulnerable, recordò verla besar al muchacho de "pigmentos azules" en el cabello. La detestò, sin cambiar su seria expresiòn presionò mas la suela de su zapato, a lo cual la nipona soltò un quejido que Murdoc escuchò. De pronto, el submarino frenò en seco, Murdoc perdiò el equilibrio junto con Cyborg.

2D habìa parado el submarino desde dentro de este. Al tratar de salir, la tapa de la escotilla se habìa cerrado, dejandolo encerrado al intentar abrirla.
-¡Maldita sea! ¡maldiciòn! -gritaba mientras descargaba golpes en la rendija para que esta se abriera sin ningun resultado productivo, solo dejarse los nudillos rojos.

Murdoc aprovechò la calma efìmera que habìa provocado el peliazul y salto sobre Cyborg, quien comenzò a batallar para librarse del agarre. Noodle restaurò su postura y ayudò al bajista para tratar de apagar a la robot.
-¡¿Donde està el interruptor?!- gritò la guitarrista forcejeando junto con el satanista y su replica.
-¡Està en su garganta! -le gritò.
-¡¿Porquè coño lo pusiste ahì?! - dijo enfurecida la nipona.
-¡¿En serio quieres arreglar ese asunto ahora mismo?!-
Sin embargo,el  estado de alerta masivo de Cyborg la impulsò para arrojarlos lejos. Murdoc cayò al agua y Noodle se mantuvo firme hasta que se abalanzò de nuevo con ella. Introdujo violentamente su mano en la boca de la robot.
-¡Mierda, muerete ya! -le gritò mientras trataba de alcanzar el interruptor. Cyborg forcejeò y mordisqueò repetidas veces el brazo de Noodle, el cual comenzaba a sangrar. Noodle sintiò al fin una pequeña palanquita casi en el esòfago, detràs de la manguera que tenìa para disparar por la boca. Cyborg golpeaba incansablemente el cuerpo de Noodle, esta hizo un ultimo esfuerzo para mover el interruptor, lo jalò hacia abajo con el dedo ìndice y el pulgar, inmediatamente, Cyborg bajò los brazos, durò unos segundos mas de pie. Despuès, cayò de costado, desvanecida.
Noodle sacò su mano y sujetò su brazò herido, jadeando ante el esfuerzo, tumbada a lado de la robot sin vida.

Despuès de recuperar el aliento, mirò hacia donde habìa caìdo Murdoc, este cahpoteaba en busca de algo con què agarrarse, ella lo ayudò a trepar, lo que consiguiò agitarla mas. El bajista hizo un esfuerzo y terminò frente a Noodle, quien le sonreìa abiertamente.

-Gracias -le dijo mientras la miraba.
-No hay de què.- decìa con la respiraciòn entrecortada. Murdoc dirigiò la mirada a la robot desvanecida, con los ojos abiertos, perdidos completamente en la nada, habìan vuelto a la nromalidad, eran grises, oscuros, y reflejaban el cielo, el cual comenzaba a despejarse.
-¿Que vamos a hacer con ella?- preguntò al verla por detràs de su hombro al satanista.
Este dio un suspiro largo.
-Ya sè que es lo que harè, solo tenme paciencia.- dijo sin dejar de mirar el cuerpo inerte de la robot.

Murdoc la cargò con ambos brazos, Noodle abriò la escotilla, dejando ver al peliazul hecho un ovillo, epserando poder salir.
-¡Hey, 2D! -le gritò con una sonrisa. Ella bajò de un salto, el se incorporò al verle.
-¡Noods! ¿que ha pasado? Oh, por Dios, ¿estas bien? -decìa al verla en el estado en el que se encontraba.
-Estoy bien, solo son golpes.- le dijo. Se sonrieron mutuamente y se abrazaron, sin mas.

Murdoc tomò el control del sumbarino y regresaron a la playa plastica, casi a mitad de camino encontraron a Russel buscandolos. Todos regresaron (casi) sanos y salvos, la paz, por el simple hecho de tener a Cyborg lejos fisicamente, estaba regresando poco a poco. Murdoc se dirigiò al cuarto de recarga, con una epxresiòn seria y melancòlica, sin decir nada a nadie, con Cyborg aùn en brazos.

-Murdoc-san...-le llamò la japonesa, pero 2D la etuvo, negando con la cabeza. Ella no comprendìa, pero hizo caso de lo que el peliazul le decìa, y dejò tranquilo al bajista.

Este sabìa exactamente què hacer, lo ùnico en contra era que tal vez sus emociones no lo dejasen continuar. Se tragò todas sus palabras y bajò las escaleras en silencio, la cabeza de la robot estaba apoyada contra su pecho, parecìa una niña pequeña, una que nunca màs iba a sonreìr de nuevo.
Subir ^
partyblast
I ♥ Cyborg
avatar

Reg.: 24 Jul 2010
starstarstarstarstarstarstar

Mensajes: 8309
Género: Masculino
Ubicación: En el USG Ishimura
México


#34 Publicado: Vie Sep 27, 2013 7:52 pm  Responder citando

Ya me avente los 2 capitulos y pues estuvo geniales aunque algo doloroso asi que sigue con la hisotria es muy buena
_________________
Subir ^
CyborgPoky
nuev@


Reg.: 26 Ago 2013
starstarstarstar

Mensajes: 19


#35 Escribió el primer mensaje de este tema Publicado: Lun Sep 30, 2013 2:56 pm - Título del mensaje: These are the best days of our lives... Responder citando

These are the best days of our lives...



Hey!!! Capitulo 13!!! Està chiquito, pero bonito (: espero que lo disfruten, lamento haberles dejado esperar, y en la parte màs buena del fic!! pero aquì està, quedè atascada de tareas y examenes, asi que por eso me demorè, disfruten, capitulo 13!!
(NOTA: en esta parte les recomiendo escuchar The name of life, piano de Spirited away, buena pelìcula, buena pieza, les harà vivir el momento!) xD


CAP 13: See you, Dear



Todos se quedaron callados sin despegar la mirada de Murdoc, quien llevaba a la robot cabeceando debido a los lentos pasos que daba el bajista, dirigiendose a la sala de màquinas. Nadie lo interrumpiò.

-Algo me dice que todo esto va a terminar pronto- dijo el baterista con un tono sereno, pero melancolico.

Se miraron mutuamente unos a otros. Noodle reuniò el valor suficiente como para articular palabras de consuelo al satanista y lo detuvo.

-¡Murdoc! -dijo con una mano en alto -Cualquiera que sea tu desiciòn, espero que sepas las consecuencias, pero que nada entre ninguno de nosotros va a cambiar, lo prometo.

Murdoc la escuchò atentamente sin mirarla
-Gracias.- se limitò a decir mientras entraba en en lugar.- Pero creo que ya lo sabìa-dijo sin màs.

Este bajaba por las escaleras, sintiò la mano de Cyborg moverse al compàs del ritmo de sus pasos, los cuales lo acercaban mas a su desiciòn.
Conectò a la robot y volviò a prenderla, solo para dedicarle unas ùltimas palabras, y pensar que èsa serìa la ultima vez que la recargarìa. Ella levantò de a poco la cabeza, no recitò sus palabras de reinicio como siempre, solo mirò al bajista, excusandose de sus acciones. Ella dejò caer su cabeza apoyàndola en el pecho de Murdoc, el no podìa bajar la mirada, mantenìa la vista al frente, tratando de evitar las lagrimas que amenazaban con salir.

-Amo, yo...- tratò de decir con voz dèbil.
-No digas nada, es mejor asì -se limitò a decir.

Ella se quedò quieta, justo como èl. Sabìan que ese dìa llegarìa, ambos lo presentìan, pero no creyeron que serìa tan ràpido. Simplemente no estaban listos para dejarse el uno al otro.

-Cyborg, lo que hiciste estuvo mal, y para todas tus...- La pequeña robot lo interrumpiò.
-...acciones hay consecuencias, lo sè. Siempre me lo dijo.- terminò de decir y mirò hacia arriba, chocando miradas con su creador. -Sè que de nada sirve ahora, pero, lo siento.- se disculpò la robot. Ella sintiò como ligeras gotas caìan sobre su cabellera, idèntica a la de la guitarrista. Alzò de nuevo la mirada. Murdoc la abrazò, sin decir nada, solamente sintiendo el contacto de la frìa piel de la chica por ùltima vez. Ella sentìa ligeras contracciones por parte del bajista, justo como cuando habìa conversado por primera vez con 2D. Ella sonriò, no por la falta de comprensiòn de la gravedad en la situaciòn, si no por sus recuerdos.

-Amo, ¿porquè llora? -dijo la robot.
-Tu sabes muy bien el porquè- dijo acariciando los cabellos de Cyborg.
-Los humanos son extraños.- dijo ella, con un tono divertido.
-No tienes idea.- riò el satanista.

Ella borrò la sonrisa de su rostro, se relajò y correspondiò aquel tierno, càlido y ùltimo abrazo.
-Còmo me gustarìa ser humana, asì podrìa quedarme.- dijo tristemente.

Murdoc se aferrò mas a ella al escuchar sus palabras. Cyborg no se pudo contener, ella tambièn dejò caer làgrimas, nadie podìa continuar fingiendo, la situaciòn simplemente los destrozaba, a ambos.

-Voy a echarte de menos.- dijo èl, con la voz temblorosa, sosteniendose de la chica, con una expresiòn que lo decìa todo en su rostro, de veras, la iba a extrañar.
-¡Amo....!- dijo la chica entre lagrimas -¡No quiero irme, no quiero dejarle este peso! -decìa.

Al bajista le temblaban las piernas, sentirla a ella ocultando su rostro en èl, aferràndose por su espalda, implorando la vida. Una sola idea surgiò en la mente de Murdoc, solo dejarle ir, todo se repondrìa, Cyborg serìa pronto un recuerdo nìtido y oscuro, de buenos y malos dìas. Simplemente, recuerdos. Pero tenerle ahì, tan viva, tan deseosa de vivir, de sentirse viva, de continuar en la faz de la Tierra, le destrozaba todo su ser.

Acariciò sus cabellos, y lentamente fuè bajando a su nuca, ahì donde habìa instalado el chip general, su piel frìa, sus respiraciones entrecortadas, sus manos en su espalda, su robòtica voz que imploraba ser escuchada por mucho tiempo màs. Nada podrìa ser màs triste. Sintiò una punzada en el pecho, estaba a punto de terminar con todo, se detuvo un momento, respirò profundo, tragò saliva, se armò de valor, y retirò los cables de un tiròn, brusco, suave, salieron chispazos alrededor, mientras el satanista los arrancaba con màs fuerza, Cyborg sentìa todo, sus ojos se abrieron de par en par, un gemido saliò por sus pàlidos labios.

-¡M-murdoc! -dijo Cyborg con sus ùltimos esfuerzos, èl se sorprendiò, sin dejar de tirar los cables grises, los cuales llegaron hasta la terminaciòn de su espalda, dejando ver asì la raìz de la robot. Muchìsimas gotas negras brotaron de la abertura, junto con chsipas y màs cables.

El bajista sintiò como la robot perdìa fuerzas, dejaba de aferrarse a su espalda y dejaba caer los brazos, y asì junto con todo su cuerpo, el cuàl terminò en el suelo, mientras Murdoc la sujetaba, sin contener las làgrimas, esta vez llorarìa si tenìa que hacerlo. Los ojos de la robot tintineaban, en sus ùltimos segundos de vida, Murdoc la mirò, sin retirar la vista.

-Lo siento -le susurrò.
Ella pasò su mano por la mejilla del satanista y sonriò.

-Yo tambièn .-dijo con voz dèbil, despuès pareciò haber relajado todo su ser, su expresiòn cambiò, su mano cayò, sus ojos perdieron el brillo artificial, se tornaron negros, para ella, todo habìa terminado.

Murdoc la mirò, ahì tendida en el suelo,al rededor de un charco negrusco de aceite, con una expresiòn de mera muerte, como la de un ser humano. Tal vez su cuerpo era metàlico, pero ella era màs humana que muchos otros humanos escoria pisando el mundo, hacièndolo cada vez peor. El simplemente cerrò los ojos de Cyborg, de Cyborg Noodle.
Se quedò a su lado, revolviendo sus cabellos, recordando cuando comenzò a armarla, cuando comenzò a funcionar, cuando comenzò a reìr, tambièn a llorar, y tambièn a amar.

Habìa terminado, para 2D, para Russel, para Cyborg, y para Murdoc. Todo era exactamente igual, los 4 Gorillaz separados por la pequeña robot, ahora estaban unidos, por la permanente auscencia de la robot.
-Cyborg .-susurrò Murdoc, màs para el que para ella -Te voy a extrañar.- terminò de decir al cuerpo inerte, sin recibir respuesta por parte de su creaciòn.
Està roto, todo està roto, se dijo a sì mismo.



2D soltò un suspiro, apoyaba su cabeza en su mano, sentado junto con una Noodle pensativa mirando al ocèano en una mesita estilo hawaii, junto con Russel mirando las incesables olas que chocaban y se retiraban en la costa.
Era un atardecer como ningùn otro, no por el clima, ni el ambiente, si no por la situaciòn.
El sol brillante color cobre golpeaba todas las ventanas de Plastic Beach, la arena, las palmeras que movìan sus hojas junto con la brisa, aquellas gaviotas que volaban elegantemente sobre la marea dibujando sus sombras danzantes sobre el agua cristalina, las nubecillas de color rosado divagando en el cielo anaranjado.

-Hey, vamos, sonrìe un poco.- le dijo amablemente Stuart a Noodle, acariciando su mano.
Ella lo mirò de reojo, y despuès dirigiò la vista al mar.
-No lo sè, 2D, hay algo de remordimiento y culpa en mì- dijo recargandose en el respaldo de su silla.
-Pero ¿porquè? nada de esto es tu culpa, es solo...-
-Lo sè, creeme que lo sè, solo que todo pasa ta ràpido.

2D soltò una pequeña risa y sonriò de lado.
-Sè a que te refieres, esta mañana iba al estudio con Murdoc y ahora estoy esperando a ver què pasa.- suspirò el peliazul.
-Espero -dijo ella- que tome una buena desiciòn.
-Hey, conocièndolo, ya lo hizo.- dijo seriamente. El baterista y la japonesa sabìan a que se referìa, lo sabìan perfectamente, y ella asintiò con la cabeza.

2D esperò un poco mas, cerrò los ojos y escuchò la marea, las olas, las gaviotas, y la misma situaciòn le inspiraron a escribir. Se levantò de su lugar, nadie lo detuvo, simplemente continuaron contemplando el paisaje.

El tomò làpiz, papel y su teclado y comenzò a escribir.
Subir ^
partyblast
I ♥ Cyborg
avatar

Reg.: 24 Jul 2010
starstarstarstarstarstarstar

Mensajes: 8309
Género: Masculino
Ubicación: En el USG Ishimura
México


#36 Publicado: Lun Sep 30, 2013 5:38 pm  Responder citando

Muy bueno estuvo padre me encanto y un triste final pero siguelo  Very Happy
Subir ^
SofiaVera
Quien es 2D?
avatar

Reg.: 08 Jul 2013
starstarstarstar

Mensajes: 20


#37 Publicado: Lun Sep 30, 2013 9:47 pm  Responder citando

Te puedo jurar por mi fanatismo a Gorillaz que me has hecho llorar ;____;
Subir ^
CyborgPoky
nuev@


Reg.: 26 Ago 2013
starstarstarstar

Mensajes: 19


#38 Escribió el primer mensaje de este tema Publicado: Jue Oct 03, 2013 8:09 pm  Responder citando

SofiaVera escribió el Lun Sep 30, 2013 9:47 pm :
Te puedo jurar por mi fanatismo a Gorillaz que me has hecho llorar ;____;


Oh, en serio?? wew, no tengo palabras xD creo que cumpli el objetivo mas lejano ñ__ñ
Subir ^
CyborgPoky
nuev@


Reg.: 26 Ago 2013
starstarstarstar

Mensajes: 19


#39 Escribió el primer mensaje de este tema Publicado: Dom Oct 13, 2013 12:37 pm - Título del mensaje: These are the best days of our lives... Responder citando

These are the best days of our lives...



Cap. 14: Puertas cerradas, dolores abandonados


Hola!! vaya, mucho tiempo!! creo que descarguè toda mi inspiraciòn en el capitulo 13....o___o y no tenìa muchas ganas de escribir, no quiero dejarles un capitulo simple y todo bien chafa xD como sea, aqui el capitulo 14, una trama distinta que tenìa pensado poner desde hacìa mucho tiempo, disfruten!!







-Vaya semana, eh- dio el peliazul tomando asiento junto al satanista.
-Dimelo a mì.- refunfuñò mirando el lìquido transparente dentro de su vaso.
-Vamos, sonrìe un poco.-le animò el tecladista, en un intento de que el satanista se animara, pero lo dejò de lado al recibir una mirada asesina por parte de èste. Se encogiò de hombros y se recargò en el respaldo del mueble, despuès de sacar un cigarrillo y comenzar a fumar.

Ambos, callados y saboreando las suaves caladas del producto de tabaco, miraban como el humo que aspiraban y exhalaban se difuminaba en el aire del lugar, para despuès desaparecer. Murdoc recordò a Cyborg, asì llegò, asì se fuè. Pero ese mismo dìa habìa prometido no recordarla, ni aunque fuese necesario. Ahora, todo estaba bien, o almenos prometìa serlo.

En eso, Noodle entrò desganada al estudio, vistiendo unos pantalones pesqueros que terminaban debajo de la rodilla, un simple top cubriendo su delgado torso y su màscara inclinada en su cabeza. Los otros 2 flojos integrantes de la banda la miraron y regresaron a su actividad. Ella caminò hasta el viejo sofà y se recargò en una de las coderas. No dijo nada, pero a todos les recordaba aquella escena a los viejos dìas en los KONG.

-Hey, 2D -dijo la nipona -encontrè entre todas tus cosas esta composiciòn -dijo mientras alzaba unas cuantas hojas de papel que permitìan a la simple vista leer el tìtulo "Broken" en mayùsculas y escrito hasta arriba, en la esquina izquierda del papel. -¿Te es familiar? -preguntò arqueando una ceja, sin mucho interès.
-Oh, por supuesto. La completè el otro dìa.-dijo tomando las hojas de su propiedad.-Murdoc, espero que esto sirva de algo -dijo entregando la composiciòn- la escribì cuando....bueno, tu sabes el dìa, es sòlo que esperaba que la incluyeras en el àlbum. Se que dijiste que no mas cursilerìas y tal vez esto se escuche muy cursi, pero es lo que pensaba ese dìa -dijo haciendo una mueca no muy expresiva mientras acercaba mas y mas las hojas al satanista desganado. Este las tomò y se incorporò un poco para apreciarla mejor. No hizo ningùn gesto, ùnicamente terminò de leer la letra.
-¿Tienes la mùsica y todo? -preguntò sin mucho entusiasmo.
-Eh....no, àun no.- dijo 2D mirandolo de reojo.

Murdoc diò la ùltima calada a su cigarro y lo aplastò contra un cenicero tirado por ahì. Se levantò sin màs que decir y estirò sus extremidades. Mirò a 2D con severa calma.

-¡Para eso te quiero! ¡Para que hagas mi musica! Si quisiera una letra tan miertera le podrìa pedir a las gaviotas que escribiesen. Idiota -dijo y saliò del estudio.

Noodle y 2D se miraron sonriendo, el viejo bajista estaba regresando.

-Oye, ¿te parece si me ayudas a terminar con la mùsica? -preguntò el peliazul a la guitarrista.
-Uh, lo siento, 2D. Yo tambièn estoy trabajando en una canciòn, me enterè de que solo faltaban 2 -dijo rascandose la cabellera alborotada -Y con estas terminarìamos el àlbum.
-Oh, es cierto....- 2D la mirò de reojo con una sonrisa -¿Puedo escuchar la letra? -le preguntò pìcaramente, indagando en los pensamientos de la joven japonesa.
-Ni hablar, todo se desmorona si le enseño la letra a alguien -dijo ella alzando la cabeza, haciendo un gesto de madurez.
-¡Oh, vamos, Noods! -suplicò 2D
-Nope!-se rehusaba la nipona.


-Estos cabrones...- dijo a sì mismo el bajista bajando las escaleras para ir a tomar aire fresco, o una cerveza, le daba igual. Atravesò el edificio lentamente y, poco antes de llegar a la salida, cruzò con los escalones que llevaban abajo de la isla, a aquèl pasillo. Bajò sin pensarlo dos veces con las manos metidas en los bolsillos y jugueteando con su cigarrillo en la boca.

Llegò sin mucho apuro al corredor donde cargaba en veces a una pasada robot descargada. Mirò desde su posiciòn la puerta que llevaba al otro lado de la sala de recargas, vieja, oxidada, gris. No hizo muecas, no recordò nada, simplemente apagò las luces del pasillo.
-Ya es igual -se dijo a sì mismo y saliò del lugar.

Un baterista moreno miraba como siempre las olas, calmadas y algo muertas a esa hora del dìa. Al ver al satanista, sonriò y saludò con la mano abierta.

-Que hay, viejo. Creì que no saldrìas del lugar en unos años -bromeò el baterista tomando ventaja de la situaciòn.
-Pues puedes tragarte tus palabras, aquì estoy, tarado -refunfuñò y dirigiò la mirada a la calmada marea.
Como a eso de las 4 de la tarde, las gaviotas volaban rutinariamente, volando por encima de la superficie. Ese dìa, el cielo parecìa infinito. No habìa razones para explicar, simplemente lo era. Nubes grandes y pequeñas, completamente blancas, vagando ciegamente por entre el abismo del cielo con un color azul profundo, alegre, con y sin vida. El bajista respirò suavemente, sintiendo la brisa en su viejo rostro meciendo sus cabellos, las olas chocar y retirarse haciendo alabanzas a la playa.

-Hey, y ¿como va con el àlbum? -preguntò el baterista, interrumpiendo al sereno Murdoc. Este abriò los ojos.

-2D y Noodle pronto lo terminaràn. -dijo, sin ganas de reclamarle al moreno, no tenìa ganas de batallar.
-Que bien, hombre. Me estoy hartando de quedarme aquì todas las noches, hace un calor tremendo, ademàs recibo muy poca comida al dìa, y puede que para ustedes sea placentero sentir la brisa y el mar, pero a mì me estan volviendo loco las palomas, ademàs, no me hagas mencionar el baño, viejo, y es horrible cuando llueve! es decir, esta talla no està mal para combatir, pero ultimamente solo estoy aquì, sentado sin hacer nada, ¡No es mucho pedir regresar a mi estatura normal!

Murdo escuchaba las quejas aburridas Russel,con un tono medio rapero, haciendo muecas por lo estùpido que le parecìa, cruzado de brazos y haciendo sus caras de pocos amigos.

-...Cuando todos se quedan dentro, me siento excluido, men, no sabes lo que es.- continuaba el baterista, hartando mas al bajista.
-¡Està bien! -le gritò por lo alto. -¡Ya te oì, todos estamos jodidos de esta puta playa! En cuanto terminermos el disco nos largamos de aquì. Tendremos millones de nuestros fans esperandonos, y millones de entrevistas por todos lados .-Murdoc comenzò a frotar sus manos y a imaginar todo lo que sucederìa -Nuestro àlbum serà el numero uno en los raitings,y tendremos muchos contratos, y nuevos videos ¡dejaremos a Damon con la boca abierta! -gritò mientras reìa sadicamente con las manos en ambos lados, haciendo la tìpica pose cruel.

Russel lo miraba con una ceja arqueada, acercandose al satanista maravillado porque sus ultimas oraciones las habìa dicho casi en un murmullo que no lograba percebir.
-Es bueno tener ambiciones, viejo- dijo volviendo a su vieja pose.
-Ya veràs, incluso encontraremos al cientìfico mas malvado que exista para que te regrese a tu estatura.
-Vaya, por fin piensas en mì.-
Y esas palabras retumbaron en los oidos y pensamientos del bajista, "Por fin piensas en mì" no habìa sido captado como el baterista hubiese querido, Murdoc convirtiò esa oraciòn a su situaciòn. ¿Estaba pensando en sì mismo ultimamente? Solo hacìa lo que estaba bien para los demàs. Nunca habìa hecho eso, se sentìa raro, pero no se sentìa mal.
-Ya es igual. -se limitò a decir.

Y ambos quedaron viendo la playa, se podìan escuchar un teclado y una guitarra por separado, levemente y sin hacer mucho escandalo, Noodle y 2D terminaban en ese momento las canciones.

-Pues lamento mucho que detestes sentirte excluido, pero me tengo que ir. -
-No hay problema, pero en serio, quiero irme en cuanto pueda.
-Si, si como digas.- dijo el satainsta y se retirò.

Otro dìa mas es Plastic Beach. Comùn como las vidas aburridas que todos llevamos.



El sol atravesaba los cristales de aquel edificio lejano y desolado, haciendose paso por entre los cuatro integrantes de la isla, irrumpiendo en sus sueños.
2D abriò lentamente los ojos al percibir un rayo de los colores vivos y recièn nacidos de las mañanas en su rosotro. Se levantò de su cama dispuesto a cerrar las cortinas y volver a dormir, se rascò los cabellos, pasò sus manos por su cara para despertar y mirò desde el balcòn el paisaje que le ofrecìa una buena vista. La isla no era tan mala despuès de todo. Eran con las 8 de la mañana, nadie habìa despertado aùn. Bajò a la cocina y, en un buen gesto hacia sus compañeros de banda, preparò el desayuno. Simple, sencillo, a eso de las 9 ya estaba todo listo, jugo de naranja, pan tostado con chocolate huntado, algunos deformes hot-cakes y huevos fritos que hizo 2D para todos. Le hubiese gustado despertar asì todas las mañanas.

Con un plato entre las manos, bajò hasta la costa para dar el desayuno a Russel, quien todavìa no despertaba, yacìa dormido y recargado en el edificio de la playa con una palmera cubriendole el rostro del sol. Sonriò y regresò por donde vino. Llegò de nuevo a la cocina y se sentò a esperar a que alguien, ya fuese Murdoc, lo acompañase a desayunar. Pero en media hora no habìa llegado a nadie y se resignò a desayunar solo, el hambre le habìa ganado. Se quedò sentado, haciendo sobremesa, jugando con las migajas de la mesa, cuando Noodle bajo por las escaleras rascandose los ojos rasgados
Al ver al peliazul, haciendo círculos con las yemas de los dedos sobre la mesa marròn desgastada, le saludò somnolientamente.

-Buenos dìas, 2D.-
-Oh, Noods, hola ¿dormiste bien?
-Algo asi -dijo mientras se sentaba rente al tecladista -en veces mi habitaciòn huele mal por la marea, y no creas que no me gusta el mar, pero me estoy hartando de tanta agua salada y arena artificial. -decìa con un tono de molestia obvio en sus palabras.
-Lo sè, todos aquì queremos irnos.
-Murdoc dijo que en cuanto terminàramos el album nos irìamos.- comentò la nipona recargando ambos brazos en la mesa, cuando viò el delicioso desayuno sobre esta.- Oh, 2D ¿has hecho el desayuno?
-Sì -sonriò ruborizado el peliazul mientras bajaba la mirada -No es la gran cosa, espero que te guste -dijo meintras levantaba la mirada y veìa como Noodle comìa los hot-cakes apresuradamente. El dejo salir algunas risas de la tierna escena frente a sus ojos.

Sì, esa escena, que le recordaba a la quinceañera de cabellos violetas sentada en una posiciòn bastante complicada frente a una mesa no muy estrecha, comiendo su cereal apresuradamente porque se le hacìa tarde para algo, maldiciendo con palabras en japonès que nadie entendìa, bastante còmico en realidad. Aquellos dìas ya eran viejos, 3 años habìan pasado y sido suficiente para que todo cambiase, absolutamente todo. Sin embargo, el entorno cambia, la gente cambia, pero los lazos son siempre los mismos, al menos para ellos. A donde quiera que fuesen, iban a ser una banda, se tendrìan todos, haciendo musica, buenos y malos recuerdos.

-¿2D? -preguntò la nipona interrumpiendo los pensamientos del tecladista, antes de dar un bocado a un pan tostado que llevaba a medias.
-Eh? -el peliazul mirò a la guitarrista, sonriendo frente a èl. Ella dejò salir una risita.
-Oye, ¿tu no vas a desayunar?
-No, no...yo ya terminè....-dijo.
-¿Sabes una cosa? -dijo la chica.
-No, dime -indagò arqueando una ceja 2D
-Bueno....yo...-en estas ultimas palabras, la nipona bajò la mirada, se ruborizò, dejò su comida.- No me arrepiento de nada. -terminò de decir.
-¿De nada? -preguntò el chico frente a ella. No entebdìa exactamente a què se referìa.
-Sì, de nada.....ni siquiera de besarnos.- dijo secamente alzando la mirada.

2D estaba desconcertado, ¿que no le habìa dicho ella que estaba mal? El se recargò en el respaldo de la silla, tratando de simular su apariencia de sorpresa.
-Bueno, eso fuè lo que hizo que Cyborg se volviera loca...-dijo y se rascò los cabellos de su nuca.
-2D- dijo la chica en un tono mas serio -¿Hay algo que yo no sepa y que quieras decirme? -

2D lo pensò, no le escondìa nada a nadie, mucho menos a la nipona.
-No se de que hablas, Noods.
-Bien -dijo ella, cruzandose de brazos.

El se quedò callado, lo pensò varias veces.

-Bueno...-dijo con un tono de voz que apenas y se escuchaba. -Cuando terminemos el disco, tenìa pensadp hacer varias cosas....pero no es nada, ¿sabes que? olvidalo -dijo.
-2D, puedes contarme, de veras.-dijo la chica. -No me parecerà estupido, de veras.
-Bueno, no sè si la mùsica va a ser nuestro incapiè para siempre, mantenernos de eso para siempre no es una garantìa, lo sabes ¿no?
-Sì .-ella asintiò con la cabeza.
-Bueno, yo desde siempre he pensado en eso, puede que creas que es algo repentino, pero....-
-¿Pero....?- insistiò la japonesa, desesperada por saber.
-Yo...tenìa pensado seguir con una carrera .-dijo al fin
-¿De solista? -preguntò la chica, algo asì como ofendida, ¿iba a dejarlos? o almenos lo habìa comprendido asì.
-No, no....Noodle, por favor- dijo haciendo una mueca -Estaba pensando en seguir con la carrera que estudiè antes de todo.
-¿E-en serio? -preguntò la chica, algo sorprendida, incluso herida.
-Noodle, no es algo seguro, ni siquiera he tomado una desiciòn, pero, vamos...todos nos fuimos por nuestro lado cuando nos disolvimos y continuè con mi carrera en Beirut, de no ser porque Murdoc me trajo aquì sin que yo supiera, ahora mismo estarìa ejerciendo mi carrera de abogacìa. -pronunciò tales palabras con completa seriedad, cosa que casi no se veìa en 2D, quèl era Stuart, Stuart Pot, no 2D...
-Ya...ya veo...-dijo ella con voz temblorosa. -Entonces, ¿adiòs a Gorillaz?
-No lo tomes asì, no lo sè, solo querìa comentarte, es todo. -finalizò el tecladista.
Subir ^
partyblast
I ♥ Cyborg
avatar

Reg.: 24 Jul 2010
starstarstarstarstarstarstar

Mensajes: 8309
Género: Masculino
Ubicación: En el USG Ishimura
México


#40 Publicado: Dom Oct 13, 2013 5:20 pm  Responder citando

Bueno estuvo padre el capitulo aunque fue malo de que 2-D no le dijera lo que enverdad siente por noodle Sad
Subir ^
Cait_sith
Quien es 2D?
avatar

Reg.: 28 Mar 2014
starstarstar

Mensajes: 20
Género: Femenino
Ubicación: El molino flotante
Venezuela


#41 Publicado: Lun Mar 31, 2014 3:32 pm  Responder citando

Donde esta cyborgpoky? Q.Q me acabo de enviciar y no esta la continuacion.
Subir ^
mininogorillaz
Old-School G-Fan


Reg.: 04 Feb 2014
starstarstar

Mensajes: 139
Género: Masculino
Ubicación: salvando a noodle de mañana......creo
Perú


#42 Publicado: Jue Oct 02, 2014 8:13 pm  Responder citando

Si q continúe
Subir ^
Mostrar mensajes anteriores:   
Responder Página 3 de 3 Página < Anterior  1 2 3
Horas en GMT - 5
Ir a:  
NO puedes: crear mensajes/responder temas/editar tus mensajes/borrar tus mensajes/votar en encuestas -> Regístrate/Conéctate
Volver a Fan-Fiction
Geek Domains

Crear foro gratis | Staff del foro | Reportar abuso | Cookies | Powered by phpBB/Sopel