Gorillaz México y Latinoamérica Foro

Geek Domains
Gorillaz México y Latinoamérica Foro » Fan-Fiction
La Biblia de Satanás - Track 10

Responder Página < Anterior  1 2 3 4  Siguiente >
Autor Mensaje
Kazuyo
Murdoc Niccals
avatar

Reg.: 31 May 2012
starstarstarstarstar

Mensajes: 619
Género: Femenino
Argentina


#31 Escribió el primer mensaje de este tema Publicado: Dom Jul 15, 2012 3:35 am  Responder citando

Quizás este sea el track más largo de todos, 16 hojas! XD El resumen lo dejo para luego (quizás algunos quieran leer el resumen directamente, no pasa demasiado en este track). Traté de dejarlo lo más corto que pude, pero bueno... Ojalá les guste -w- Aunque creo que ciertas partes las tendrán que leer más de una vez para entender del todo

RESUMEN DEL TRACK 08 - SOUND CHECK (GRAVITY)

ATENCIÓN: SPOILERS

El segundo hechizo no funcionó. El grupo se ve obligado a huir con el ritual inconcluso después de pasar por tanto. Escapando por túneles secretos subterráneos y gastando hasta la última de las balas, logran salir de los Kong.

El trío junto a la robot pasan la noche en un motel. April está a punto de llamar a Sabine, pero se arrepiente a último momento. A la intemperie comienza a mantener una amena conversación con 2D, desembocando, finalmente, en que ambos se besen.

April comienza a recordar a Sabine.

En el último momento, Stuart le dice que no trae la llave de su puerta y, tras algunas muy directas insinuaciones, Ape y 2D pasan la noche juntos.

La corista no deja de pensar en su pasado con la chica rubia.





Cap. 04


Now Paying: Track 08-Sound Check (Gravity) - Gorillaz

Se hizo un silencio largo y denso.

-... ¿Qué... Qué pasa? ¿Dónde está Noodle?-preguntó nervioso 2D mirando a Murdoc.

Él no respondió.

-No está funcionando...-soltó April sin voz.

El bajista gruñó y repitió las palabras en latín, salpicando su sangre una vez más.

-No funciona... No está funcionando, ¡Doc!-la chica comenzaba a desesperarse

-¡Ya lo sé, mierda!-volvió a derramar el rojo en el cráter y gritó con más fuerza el hechizo, sin resultado alguno.

Sus ojos dispares no se movieron del portal fulgurante. Qué estaba saliendo mal... Qué carajo estaba saliendo mal...

El satanista se abalanzó sobre 2D y lo arrastró junto el agujero.

-¡No, Murdoc! ¡¿Qué vas a hacer?!-gritó ella apoyándose firmemente en su hombro. Él le arrebató el cuchillo y tajó la palma de Stuart.

-¡Au, eso duele!-se quejó el vocalista antes de que el otro lo apartara del camino con un empujón.

-Fecit de duo partes et infectum de duo partes-gritó mientras levantaba los brazos-. Ego solvere cum sanguine ad nauta et pro gratia regressus in desiderio. Qui enim prorsus non sunt, nam illa die solvere ante. Ab infra, surgere, surgere hoc est iniquum satis... ¡¡Surgere!!-dijo con más furia que concentración. Dejó caer las gotas desde el filo del arma. Aún nada pasó.

-Conteo de proyectiles: 15% y descendiendo-dijo la monótona voz de Cyborg, que aún se encontraba deteniendo a los cada vez más abundantes zombies- M60 localización interna en uso de emergencia-desde el interior de su boca se desplegó el cañón del arma, algún dispositivo mecánico se aceleró dentro de Cyborg, que comenzó a repartir balas usando su boca y las dos pistolas que tenía en las manos.

-¡Mierda!, ¡¿por qué carajos no funciona?! ¡Lo hice al pie de la letra, demonio cabrón!

-Conteo de proyectiles: 12% y descendiendo.

-¡Viejo, tenemos que irnos!

Apretó sus filosos dientes, gruñendo. Movió la mirada hasta la boca de la escalera, donde se acumulaban los zombies.

-... ¡Está bien, mierda! ¡Vámonos ya!-guardó el papel en el bolsillo y sujetó su arma, golpeó con el hombro a uno de los muertos, apuñalando a otro y salió lado a lado con CN, seguido de los otros dos.

Había por lo menos treinta muertos en el camino desde el Hell Hole hasta el elevador de búnker.

La chica profirió un grito cuando vieron la montaña de cadáveres que se había formado. Eran fácilmente siete u ocho metros de carne sollozante y putrefacta, retorciéndose en gemidos ahogados por sangre acumulada en la garganta y la boca. Los cuerpos anudados intentaban arrastrarse hacia ellos, pero sus espaldas rotas y la tonelada de cadáveres aplastándose entre sí no les permitían fácil movimiento.

April desvió la mirada mientras Stuart la rodeaba en un abrazo también asqueado y temeroso.

-En eso aterrizaban para salir con vida... ¡Vuelvan! Hay otra salida en el almacén de comida.

Doblaron la esquina e ingresaron en la primera puerta del lado derecho. Una pequeña entrada sin hoja o luz los recibió. Esquivando estanterías de comida enlatada y sacos de semillas comestibles llegaron hasta una puerta de acero con una manija giratoria que entre los dos hombres tuvieron que accionar debido a su dureza. La robot nunca cesó de disparar.

April consiguió asestar a algunos zombies antes de desaparecer con el resto tras la pesada hoja que se cerró con un sonido grave. Una línea de luces de emergencia parpadearon, mal iluminando un largo pasillo forrado en cables y cañerías olvidados.

El grupo avanzó en silencio durante algunos minutos.

-¿Por qué no usamos esta entrada antes?

-Porque sólo se abre desde adentro... idiota-rebuznó Murdoc a su compañero-... Y por esto...

Al final del corredor había una escalera vertical de metal que llegaba a un descanso pequeño con una especie de escotilla por techo. El bajista abrió la manivela, separándola apenas unos centímetros para que el grupo pudiera contemplar el exterior.

Un enorme cementerio se extendía ante ellos. Había una multitud de cadáveres ambulantes que lentamente caminaban hacia el edificio.

-Ya están alterados-dijo Doc rompiendo el silencio-, cuando pasemos cerca van a darse cuenta de nuestra presencia, así que hay que correr... ¿Alguna pregunta?

-Sí, yo, yo... ¿Por qué eres verde?-bromeó con nerviosismo April.

-Me bronceo en verde.

-Eso no tiene sentido...

-Bueno, si nadie más tiene una pregunta trascendental... ¿Están listos?

-... ¿No?-dijo sin voz la chica

-Vamos, tesoro, ¿me haces frente a mí y te da miedo este montón de flacuchos?... A la de tres... Uno... Dos...

-¡Tres!-exclamaron al unísono. Abrieron velozmente la escotilla y corrieron tan rápido como pudieron en rumbo al auto. El portón se hallaba aproximadamente a 800 o 900 metros de ellos, precedido por al menos medio centenar de zombies.

Se apresuraron mientras Cyborg iba disparando a los muertos que más se les acercaban. Al llegar al enrejado negro, Murdoc abrió las puertas y todos salieron a gran velocidad, apenas alcanzando a trabarla una vez más tras de sí.

El bajista tomó el lugar del conductor con la robot de copiloto, en tanto el par de cantantes se lanzaba a los asientos de atrás. Salieron de ahí en el segundo en que el pie del bajista alcanzó el acelerador.

Apenas el esqueleto a medio quemar de los Kong se perdió de vista el cuarentón disminuyó la velocidad. April no había despegado la cabeza de sus manos y aún murmuraba un “qué susto, qué susto” permanente. 2D le acariciaba la espalda de arriba abajo para intentar calmarla.

-Ya pasó, ya, ya, tranquila-le decía, aunque él mismo todavía estaba bastante nervioso. Cuando ella levantó la vista vio que tenía los ojos completamente blancos y se comía las uñas de la otra mano. Comenzó a reír muy bajo.

-¿Nunca te preguntaste por qué se te ponen blanco los ojos cuando te asustas mucho?-dijo sonriendo con nerviosismo la muchacha volviendo a hundirse entre sus palmas, ya más apaciguada.

Murdoc refunfuñaba en voz baja, soltando insultos y gruñidos a cada rato. Stuart no se atrevió a hacer en voz alta la pregunta que pasaba por la mente de todos...

¿Qué había salido mal?

Habían llegado al atardecer y estado poco más de una hora en el antiguo hogar de la banda y casi dos en la carretera. La chica se había quedado dormida poco después del primer trecho, hecha un bollo flaco y apoyada contra la ventana del auto. Apenas llegaba la medianoche.

-Auch...-el pequeño quejido la despertó.

Levantó la vista y divisó a 2D sujetando su mano. Recordó el corte que le había hecho el bajista y, por instinto, se asomó sobre el respaldo para mirarlo a él también. Murdoc conducía con una mueca furiosa y su mano también se veía muy mal, a pesar de sostener el volante.

-Doc...-murmuró ella al incorporarse en el asiento. Él no contestó y Stuart se limitó a mirarla- Doc, hay que frenar en una farmacia a comprar vendas para esa mano, que se te va a infectar... Goof... 2D también está herido...

No hubo ninguna respuesta.

-Y tengo hambre-volvió a probar suerte, pero el bajista siguió sin apartar la vista del camino-... Y en un rato vamos a tener sueño... Y Cyborg ya debe necesitar batería... ¿Estamos bien de combustible?... Creo que tengo ganas de ir al baño... ¡Y no me contestas! Yo bien podría estar en “esos días del mes” y tú ignorándome... Aún falta para llegar a Aylesbury, ¿no?... Mi tía vivía por allá, si no está muerta seguro nos aloja y nos hace algo bueno de comer... Es una tía vieja, las tías viejas siempre hacen buena comida... ¡Hasta tú debes tener ham...!

Murdoc clavó el freno. La fuerza los impulsó a todos hacia delante, haciendo volar a 2D hasta el asiento del acompañante, sobre Cyborg.

-Si con eso cierras la puta boca...-murmuró sin sacar la vista del camino.

-¡Gracias, Doc!-canturreó ella besándole la mejilla.

Reanudaron la marcha tras unos minutos hasta que la carretera se encontró con una pequeña ciudad. En cuanto localizaron una farmacia de guardia, Ape bajó y compró vendas y algunos artículos para desinfectar las heridas.

-¿Hay algún lugar donde podamos pasar la noche o cargar gasolina?-preguntó la chica a la mujer de la farmacia.

-A tres calles de aquí, doblando en la próxima a la derecha, hay un motelcito para viajantes, tiene su propia cafetería. Justo en frente hay una estación.

Ella agradeció y se marchó con su compra.

-La señora dice que por allá hay un motel-anunció la muchacha al entrar al auto.

-Ni en broma gasto en un cuarto cuando podemos dormir en el auto-dijo secamente el bajista.

-Bien, bien, yo pago los cuartos, así no te quita el sueño tu gran crisis económica... Pensé que ganarías más siendo un músico profesional, supongo que no eres tan famoso después de todo-se burló April.

-No hagas psicología conmigo, nena, no te va a funcionar.

-Nada perdía intentándolo-rió.

La farmacéutica no había mentido. El motel constaba de ocho pequeñas casitas con baño y sala-dormitorio. La recepción era pequeña y sólo constaba de un par de oficinas de administración unidas por una pared al primero de los cuartos para huéspedes y una sala no abierta al público. Junto a la recepción había una modesta cafetería que daba a la estación de servicio cruzando la calle. Mientras April pagaba al dueño por tres de sus alcobas, el bajista llenó el tanque del Camaro y algunos bidones para el camino. Les entregaron las llaves 1, 6 y 7.

-Esta es tuya-dijo la chica dándole a Murdoc la llave del primer cuarto-. En caso de que se te ocurra alquilarte una puta te quiero bien lejos de mí a ti y a tus ruidos raros, que ya bastante tengo con soportarte en la isla... Y vamos al auto que busco las cosas y les curo esas manos, que están que dan pena.

Él no discutió, aunque su gesto no pareció divertido ante la situación.

El corte en la mano del cuarentón no era tan grave, ella se había asegurado de no ser demasiado brusca, pero la palma de 2D estaba mucho peor de lo que pensaba, muy posiblemente le quedaría una fea cicatriz.

El cocinero de la cafetería accedió de mala gana a hacerles unas hamburguesas simples para la cena de madrugada que tomaron antes de irse a la cama. Los precios fueron sorpresivamente baratos, por lo que Murdoc no dudó en fingir caballerosidad y pagar la cuenta.

-Tremendo tacaño...-le susurró la corista a su amigo cuando el otro no veía.

El bajista dejó el auto estacionado frente a la cafetería. Cada quien tomó su maleta y se dirigió a su habitación, no eran nada extravagantes, pero estaban limpias y ordenadas.

-Bastante distinto a los moteles que he conocido antes-se dijo entre dientes y con una sonrisa el bajista antes de desaparecer bajo la puerta número uno.

2D caminó por la galería de madera hasta su habitación, la seis. Encendió la luz y observó las paredes pintadas de un cálido color crema. Dejó la maleta en la cama y la llave en la mesita de noche. Palpó sus bolsillos en búsqueda de sus cigarrillos, que no encontró. Revisó el equipaje, pero tampoco estaban ahí. Entonces recordó que los había dejado olvidados en el auto. Subió el cierre de su chaqueta y se dirigió de regreso al vehículo. Pensó en pedirle a Murdoc que le abriera la puerta de atrás para poder recuperar su cajetilla, aunque él de seguro se molestaría por interrumpir... lo que sea que estuviera haciendo.

Decidió tomar la calle de gravilla, andando en silencio, acompañado del cascabeleo de sus pies en las pequeñas rocas sueltas.

Una figura familiar estaba de pie frente al teléfono público que colgaba de la pared junto a la puerta de las ya cerradas oficinas de administración, prendida del auricular, absolutamente muda, con el dedo extendido sobre el teclado pero sin marcar aún. April parecía una estatua, miraba los botones numerados como si se tratase de sus peores enemigos.

Pasó casi un minuto así, sin notar a 2D mirándola. Soltó un suspiro tosco y colgó con fuerza el auricular. Enfundó bruscamente las manos en los bolsillos y se dispuso a volver a su cuarto, cuando notó al vocalista con los ojos negros clavados en ella.

La chica no supo qué hacer.

Él se acercó lentamente y metió su mano en la pequeña ranura del costado teléfono. Extrajo casi una libra.

-Olvidas tus monedas-dijo extendiéndoselas. Ella agradeció muy quedamente y las guardó en su pantalón- ¿Se te ha olvidado el número?

-No, no es eso-dijo con media sonrisa-. Sólo... me acobardé, nada más.

-¿Llamabas a Sabine?-incluso él podía llegar a esa conclusión tan obvia.

-Sí...-sus grandes ojos castaños se deslizaron hacia la carretera poca distancia- Pero creo que ya no quiero pensar en ella de nuevo...

Él sólo se quedó en silencio, mirándola. No entendía muy bien ni la mitad de lo que pasaba por su cabeza, pero sentía una gran empatía por ella.

-No es tan malo, Ape-dijo con media sonrisa temblorosa-. No debes arrepentirte de las parejas que hubo en tu vida, sin importar cómo terminaron las cosas, debes pensar en lo bueno que te dejaron...-se sintió un poco tonto al repetir como un loro el consejo que le había dado Russel años atrás después de romper con Paula.

-No me arrepiento, Goofy... Pero a veces-bajó la mirada-... a veces las cosas no terminan como deberían de haber terminado... Creo que quería llamarla con la excusa de pelear, para que aunque sea me insultara... O yo a ella... Para que pareciera un final de verdad para una relación... Un final creíble...

La chica avanzó hasta el Stylo y se sentó en el borde del capó. Él se ubicó a su lado, escuchándola con mucha atención y olvidando por completo sus ganas de fumar.

-Nos conocimos en Welwyn, en los jardines Cloverfield. Teníamos 15 años-él entendió que ella realmente necesitaba contarle todo eso-... Yo tenía un buen trabajo de verano ahí y ella estaba de vacaciones con su familia... Es estadounidense. Toda una princesita sureña de 30 km al oeste de Amarillo...

-¿De dónde?

-Amarillo, es uno de esos lugarcitos en medio de la nada, de Texas-él no pareció conocer el lugar-... No importa... El punto es que nos hicimos amigas e intercambiamos teléfonos. Yo no tenía mucho dinero para ir a verla, pero ella consiguió un traslado universitario desde Texas Tech y cuando cumplió 18 fue a vivir a St. Albans, para estudiar en la Oaklands... Yo vivía en Londres, así que estábamos a media hora de distancia en tren.

2D la oía y la miraba sonreír al hablar de Sabine. Algo en el rostro de la muchacha se veía triste a pesar de su tono risueño. Al parecer esa conversación telefónica que le había mencionado le había causado más daño del que creía.

-Cuando nos dimos cuenta de que nos gustábamos y empezamos a salir ya teníamos 19. A sus padres no les hizo mucha gracia allá en Amarillo, así que dejaron de hablarle... Ella ya no pudo seguir pagando la universidad, pero no importó mucho, sólo era una excusa para poder estar cerca de Londres... Así que ambas conseguimos trabajos... “serios”; y se mudó a Londres. Mi mamá no estaba enloquecida por la idea, pero no opinó mucho al respecto, sólo dijo que hiciera lo que me hiciera feliz... Estábamos pensando en mudarnos juntas este otoño...-ella lo miró directamente, ocasionándole un escalofrío. Sus ojos marrones se arrugaron en lágrimas que no soltó- Llevo 6 años con ella, Goofy... O llevaba, ya no sé.

-¿Y por qué no le preguntas?-su voz fue sincera. Muy sincera.

-No podría aguantar que me dijese que no- se recostó sobre el Camaro, entrelazando sus dedos sobre su pecho-... Se terminó, Goofy... Se viene terminando hace mucho...

-¿Van a terminar las cosas por una sola discusión?-aconsejó haciendo su mejor esfuerzo, también acostándose sobre el capó, separado de ella sólo por el supercargador.

-Es más complicado que eso...-miró la enorme luna llena que comenzaba a taparse con grandes nubarrones grises.

Él no entendió su forma de pensar, por lo que prefirió guardar silencio.

-Parece que va a llover dentro de poco...

-Siempre está por llover-rió él.

-No tienes por qué escuchar todo este rollo sentimental de niñita...

-Ya lo sé, pero no me molesta que me cuentes... Ya sabes, lo que te pasa por la cabeza... Está bien, ¿sabes?

Ella estalló en una carcajada.

-Esa sensibilidad boba que tienes es una de las mejores cosas que hay en el mundo, genial, me encanta-2D no supo bien si sentirse halagado o insultado... así que sólo optó por la parte de no saber. Ella volvió a mirar a la nada- Supongo que no estábamos listas... Para lo de la mudanza, todo...

-¿Y cómo lo puedes saber?

-Sólo... lo sabes-suspiró-... Creo que llegamos al punto en donde ya no hay más para dar, ¿entiendes? Y creo que incluso mudándonos juntas... eso no habría cambiado las cosas... No.

-Yo no perdería la fe.

-Claro que no perderías la fe, cariño, eres demasiado buena persona como para pensar mal de alguien...

Hizo silencio por unos segundos, como meditando.

-...Pienso mal de Murdoc-sentenció como una victoria.

-¡Pero eso no es ningún logro! Después de todo lo que hace, sería raro que no pensaras mal de él.

-Pero hay personas que lo quieren mucho...

-Goofy, no sé si alguien alguna vez te comentó, pero esas señoritas que “quieren mucho” a Murdoc -dibujó unas comillas en el aire con sus dedos-... Las puedes... alquilar, ¿sabes? Las hay de todos tipos, colores y tamaños, por módicos precios puedes tener una bien al alcance de la mano... Oh, lo olvidé, eres una estrella, las consigues gratis-rió ella mientras él le daba un suave golpe en la pierna con el dorso de la mano, riendo también.

Se mantuvieron un momento en silencio. La luna llena ya estaba casi completamente cubierta por las nubes de lluvia.

-Sabes, sigo sin entender muy bien por qué no te gusta el apodo de 2D...

-Ya te dije, me hace sentir un poco mal... A ti no te gustaría que te dijeran “escoba” todo el tiempo, ¿no?

-¡Auch, eso fue muy hiriente!-bromeó ella- Creo que te lo tomas demasiado en serio, es un apodo bastante simpático en realidad... Además, créeme que se nota que ya estabas algo “abollado” desde antes del Día D-le dio unos suaves golpecitos en la frente con el nudillo de su índice.

-Sí, pero si me lo dijera la gente... con... no sé, ¿afecto? Creo que sería otra cosa... ¡Las personas muchas veces me lo dicen sin siquiera tener idea de qué significa! Además, Murdoc puede ponerse de verdad burro con lo de los golpes, siempre dice que estoy tonto...

-Goofy... No te hagas, admite que a veces eres un poco... lento-él la miró con un gesto de enojo fingido, ella pellizcó su mejilla, riendo- Y yo te lo digo con afecto, niño bonito... Pero te lo tomas muy a pecho... Además, ¡Murdoc es un viejo idiota y enojón que está celoso de ti porque la tiene muy chica!-gritó la chica a viva voz hacia el primer cuarto.

-¡¡Shhh, calla!! ¡¡Calla la boca, por Dios, que te va a oír!!-se le pusieron totalmente en blanco los ojos.

-Que oiga... ¡Que escuchen todos que Murdoc es gay y la tiene chica!-gritó riendo.

-Ay, Dios... ¡Ay, Dios! ¡Vamos a morir! ¡Sobrevivimos a los zombies para morir así!-se agarraba la cabeza con las dos manos, buscando con la mirada dónde esconderse de lo que se les vendría encima.

-¡Murdoc, deja de chupársela a tu novio ahí dentro y ven afuera a pelear como los hombres, que lo de que la tienes chica me lo ha dicho 2D y quiere enfrentarse a ti en un duelo a muerte!-volvió a bramar la chica.

-¡¡AGH!! ¡¡No digas eso, que nos va a matar a los dos!!-le rogó casi susurrando, comiéndose las uñas.

-¡Ya dejen de gritar, que si la tiene chica no es problema nuestro, queremos dormir!-se oyó una voz extraña salir del cuarto número cinco.

-¡Ves, Doc! ¡Alguien en el cuarto cinco también dice que la tienes chica!

-Tan joven, ¡voy a morir tan joven!

April comenzó a reír a carcajadas.

-Tranquilo, ¿ves cómo sí eres bobo? Murdoc se fue de putas apenas dejó su maleta en el cuarto. Seguro no se llevó el auto para no gastar combustible, el muy tacaño... El problema es que Cyborg graba todas estas cosas y si más tarde se lo muestra se nos va a venir una encima...

-¡Cyborg nos va a delatar! ¡Ay, Murdoc nos va a matar!-ella soltó una risotada estruendosa de nuevo.

-Y me lo sigues dejando fácil... ¡que Murdoc no va a ningún lado sin su lata!

Él la miró un rato entre incrédulo e inseguro. Volvió a sentarse en el Camaro y le tomó varios minutos relajarse.

-¿Ves? Te tomas todo muy en serio... Volviendo a lo que te decía, mira... Yo soy una escoba, no tengo ni de ir ni de venir y con este pelo tan corto parezco un hombre si no me miran con atención...

-Ya exageras...

-Es que tú me ves con cariño, bonachón. Si me tuviera que preocupar tanto por mis defectos me hubiera muerto dos veces estando parada cerca de Sabine... ¡Qué condenada más bonita!-rió-. Además, ¿tienes alguna idea de cuánto alarde haría yo si fuera míos esos “abollones” que tan mal te hacen sentir? No señor, no me apodarían 2D, haría que todos me dijeran Señorita April “Sobreviví Dos Accidentes Muy Probablemente Fatales Y Salí De Un Coma Que Duró Un Año Así Que Trátame Como A Un Jodido Dios” Sullivan.

-No me imagino si hubiera que llamarte a comer.

-Da igual, lo llevaría a mucha honra...

-Bueno, si te hace tanta ilusión, te doy permiso de que me digas 2D.

-Es que ya me acostumbré a decirte Goofy...

Ambos se quedaron recostados en el auto. El cielo nocturno era completamente gris con un toque entre rosa y anaranjado, debido al reflejo de las luces de la ciudad.

-Sólo para que lo sepas...-dijo en tono campante el hombre- Si Murdoc hubiera estado ahí y hubiera escuchado todo eso que dijiste, ¡yo te hubiera defendido de él!

-¿Y de Cyborg y sus pistolotas también?

-También.

-No mientas, cabezota, admite que nunca en tu vida habías tenido tanto miedo.

-¡Yo no tuve miedo! Sólo... estaba un poco nervioso.

-No tienes sentido de aventura. Seguro que si Murdoc se enoja en serio conmigo... Y por consecuencia se desquita contigo, como sabemos que haría, te faltarían piernas para escaparte de la escena del crimen.

-No, yo te defendería.

-Claro, mi dorado caballero de pelo azul... ¡Seguro yo tendría que salvarte de la ira de Murdoczilla!-ella puso sus dedos índices frente a su boca para representar unos monstruosos colmillos.

-Sí, puede ser, ¡pero no significa que antes yo no hubiera tratado de salvarte a ti!-rió él.

-Cuidado, soy Murdoczilla, ¡témeme!-gruñó.

Hubo un largo silencio, acompañado por el eco de las risas que aún se sentían en el aire frío.

-...No entiendo... Nos divertimos tanto hablando estas idioteces-dijo de repente la muchacha-, nos llevamos muy bien y nos parecemos en muchas cosas, y me gustas y te gusto, ¡y eso lo sabes, no lo niegues! ¿Y con todo eso aún así no vas a hacer nada hoy tampoco?-rió April- No eres uno de esos chicos de iniciativa, ¿no?

Ella no pareció inmutarse cuando a él se le heló hasta el último de los huesos. Toda su cara se puso roja mientras temblaba con vergüenza.

-Está bien, Goofy, si quieres podemos seguir siendo amigos. No importa.

Comenzó a respirar más rápido. Se sentía tonto y nervioso, pero en especial tonto. Apretó las manos y se mordió el labio inferior, ladeando los ojos, intentando pensar en qué decir.

-¡Y-yo, yo... Yo sí sé tomar iniciativa!-contestó indignado después de un rato.

-Sí, sí, lo que digas, muchachón-se burló ella.

-¡Que sí!

-Te apuesto lo que quieras a que nunca, ¡jamás!, en tu vida has dado el primer paso con una chica... ¡con ni una sola, eh!-ella lo señaló mientras reía suavemente.

-¡Yo sí he dado el primer paso, muchas veces!-se defendió.

-Dame un ejemplo.

-Cuando... eh... cuando...-no recordó ni una sola vez y ya era muy tarde para mentir.

-Paga...

-¿Qué cosa?-refunfuñó.

-No sé, lo que sea, pero paga-ella volvió a acostarse en el capó.

-Y no hice nada porque pensé que aún estabas con Sabine...-dijo ladeando la boca.

-¡No mientas! Si hubiera tenido una señal luminosa de “DISPONIBLE” colgando del cuello, ¡aún así no hubieras hecho nada!-exclamó ella entre risas.

Frunció el ceño y resopló, volando uno de los mechones azulados de su frente. La miró con un rencor amistoso y una idea un poco arriesgada se le vino a la cabeza. Se armó un poco de valor y tragó saliva con fuerza.

Se dio la vuelta sobre sí mismo y quedó sobre ella sin tocarla en lo absoluto, acorralándola con sus brazos extendidos y mirándola fijamente, en silencio. Su rodilla quedó entre las de ella, intercalándose, mientras su otra pierna estaba largamente extendida y apoyada en el suelo para mantener el equilibrio.

Ella no se movió y su rostro tampoco mostró ninguna emoción, seguía con sus manos entrelazadas sobre el pecho y un pequeño esbozo de sonrisa en el rostro.

Sus grandes ojos marrones se clavaban en él, estaba muy sonrojado y la miraba de tanto en tanto, desviando la vista y con una mueca evasiva.

-¿Vas a besarme?-preguntó con una pequeña risa amistosa, sin aires de sarcasmo.

Él dobló su brazo izquierdo para quedar a escasos centímetros de distancia, apoyándose en su codo, usando su mano derecha para acercarse a su rostro. Quiso acariciarla pero no llegó a atreverse.

-Creo que sí... Eso estaría bien, ¿verdad?-dijo con algo de inseguridad.

-Sí... Estaría bien-su sonrisa fue interrumpida por los labios de él. La besó de una forma infinitamente infantil y suave. Ella abrazó su cuello y se incorporó un poco para facilitarle la tarea.

Se sintió raro. Muy raro. Ella llevaba años sin conocer otros besos y él podía sentir su inseguridad mezclada con su propia timidez. Cualquiera podría haber dicho que parecían un par de chicos de no más de doce años dando su primer beso.



Hacía mucho, mucho calor. Llevaba un buen rato peleando con una cortadora de césped que no quería funcionar, por lo que estaba ya media hora atrasada con el resto de las tareas del día. Se detuvo un instante para descansar, levantó su sombrero tipo pescador y se secó el sudor de la frente... Y la vio.

Estaba acompañada por dos adultos, una mujer y un hombre. Por el parecido que tenía con la mujer, muy posiblemente serían madre e hija, lo que daba grandes chances de que el hombre fuera su padre... Ella debía tener cerca de quince o catorce años, aproximadamente su edad, pero era difícil decirlo desde la distancia. Su cabello era largo y rubio, natural, no desteñido como el de la mayoría de las chicas... Y tenía una vocecita angelical.

Se paseaba con sus padres por entre los laberintos de arbustos, riendo y sacando fotos...

-Turistas americanos-rebufó.




Se separaron despacio.

-Ok, retiro lo dicho, sí puedes tomar la iniciativa-susurró ella sin dejar de abrazarlo.

-¿Te molestaría si te beso de nuevo?-preguntó él algo avergonzado.

-No, no me molestaría-volvió a besarla, intentando ahondar el contacto esta vez, aunque de forma muy tímida aún.

Una gota de lluvia aterrizó en la mejilla del chico, que se sobresaltó y rompió el beso.

-Ya empieza a llover-dijo ella mirando hacia arriba, soltando el abrazo. Él se puso de pie rápidamente, nervioso. Se rascó la cabeza y miró hacia otro lado.

-Sí, y es muy tarde, deberíamos ir a los cuartos.

-Sí, creo que tienes razón-resopló ella con aire despreocupado. 2D pensó que realmente no se veía afectada por lo que acababa de pasar.

Caminaron por la galería de madera para resguardarse de la lluvia torrencial que comenzaba a desatarse. Llegaron frente a sus habitaciones y se miraron rápidamente y al mismo tiempo, lo que causó que ambos sonrieran.

-Bueno... Mejor ya me voy a dormir, que duermas bien Ape...-dijo él con nerviosismo. Acto seguido metió las manos en los bolsillos y buscó su llave, pero no encontró nada- No... ¡No, no! Seré bobo en serio, olvidé la llave adentro cuando salí a buscar mis cigarrillos, ¡y la administración está cerrada!-se lamentó.

-¡¿Esa?!-exclamó ella-¡¿Esa es tu excusa para que te deje pasar a mi habitación y poder acostarte conmigo?!-rodó los ojos en un amplio y exagerado gesto- ¡Pensé que ibas a ser más creativo!

-¡No estoy mintiendo, en serio me olvidé de la llave adentro, mira!-volteó sus bolsillos de adentro hacia fuera y se sacudió para mostrar que no tintineaba.

-Claro, claro, qué conveniente.

-¡Que es la verdad! Dejé la maleta y cuando me fui a encender un cigarrillo me di cuenta de que...-fue bajando el tono hasta quedarse callado. Su rostro enrojeció de repente y se rascó un poco la cabeza al darse cuenta de lo que la chica había implicado un poco antes- ¿Y si quiero acostarme contigo y no tengo una excusa, puedo sólo hacerlo como... como sincero?

-Necesitarás un poco más de actitud que eso, amigo-rió ella poniendo un tono mexicano en esa palabra en español.

Él dudó un instante, luego se acercó a ella y la abrazó por la cintura para besarla otra vez. La chica volvió a sentirse rara, ahora por besar a alguien hacia arriba, cuando se había acostumbrado a mirar abajo durante seis años.

-Me gustas-dijo él suavemente- y quiero pasar la noche contigo-trató de mantenerse calmado, pero su cara volvió a sonrojarse a más no poder.



Durante el buen rato en que lo estuvo mirando, no pudo adivinar de qué parte de Estados Unidos venía ese trío de turistas. El acento era definitivamente del sur, pero no podía diferenciar exactamente de dónde.

Decidió no darle importancia y comenzar a regar los rosales, que ya se había atrasado bastante con la condenada cortadora de pasto. Abrió el grifo de agua y extendió la manguera. Volteó de repente para mojar las plantas y escuchó un grito.

-¡Perdón, perdón! No te vi, ¡no escuché cuando te me acercaste!

La bonita chica rubia que antes había estado viendo tenía su ropa completamente empapada.

-Perdón-la turista comenzó a reír- ¿¡De qué te ríes!? ¡No te burles de mí...! Da igual, ¡si ha sido culpa tuya!... Eh, oye, lo siento por eso, mira, yo trabajo aquí por el verano, con mi primo, si le dices al dueño del jardín me meterás en muchos problemas... ¡Ey, americana!, ¿me estás escuchando?

-Sí, sí, lo siento-rió la otra vez la rubia- Está bien, sólo es agua... Me llamo Sabine, ¿y tú?

-Eh... April, mucho gusto...-se presentó sin entender muy bien qué pasaba.




Ya no podía darse el lujo de ser tímido. No a estas alturas.

La abrazó por la espalda, sosteniendo su cintura y comenzó a besar suavemente su cuello apenas húmedo por las pocas gotas de lluvia que la habían alcanzado. Sintió la piel de la chica erizarse mientras se estremecía.

Ella abrió la puerta lentamente, pero se quedó estática en el marco.

-¿Quieres que vayamos adentro?-susurró en su oído antes de volver a su cuello.

April asintió suavemente. Toda su seguridad de hacía poco se había desvanecido en la nada. Se dio vuelta y besó profundamente al hombre mientras caminaba lentamente hacia atrás, desapareciendo en la negrura del cuarto junto con él.

2D se dejó llevar de a poco. Bajó la cremallera de su chaqueta y la dejó en el suelo junto a la entrada. Cerró de un portazo. Quedaron completamente a oscuras.



El teléfono sonó muy fuerte.

-¡Yo voy, es para mí!-gritó desde el piso superior la chica que corrió escaleras abajo.

-¿Aló?-su madre contestó la llamada con tono amigable.

-¡Mamá, te dije que era para mí!

-Hola April, cariño... Sí, aquí está... Ok, dale saludos a tu madre de nuestra parte, ¡un beso!-dijo la mujer rubia antes de tenderle el teléfono a su hija.

-¿April?-dijo la chica rubia.

-No, si va a ser la Madre Teresa-rió su amiga del otro lado- ¿qué onda?

-Muy aburrida, ¿cómo te fue en tu examen?

-¡¿Y tú cómo crees...?!




Se quedaron de pie en la oscuridad. Él bajó su mano hasta el borde de su ropa y comenzó a acariciar la piel de su vientre. Tomó su camiseta y la elevó para dejarle el torso desnudo, sólo censurado por el sostén. Besó su hombro con delicadeza mientras acariciaba su corto cabello castaño.

Ella lo abrazó con un suspiro.



-No creo, me gustaba más el verde-dijo April sin convencerse del todo.

-¿Tú crees?-Sabine vio en el espejo cómo le quedaba el suéter negro- Verde será.

-De todas formas no tendrías por qué confiar en mi gusto, sabes que para esas cosas soy terrible...

-Si te gusta el verde, uso el verde. Después de todo es tu fiesta de cumpleaños a la que vamos, ¿no es cierto?

-Sí, ni me lo recuerdes-dijo la morena rodando los ojos- Aún así eso no significa que tengas que usar una ropa especial o algo así.

-Está bien, no es problema... No es justo que seas más alta que yo cuando soy mayor que tú-se quejó la rubia.

-Es una compensación... Además, sólo eres mayor que yo por tres meses...-dijo April por lo bajo.

-Sí, pero eso es un cuarto del año-rió su amiga.

La rubia se sujetó la ropa y se quitó el suéter negro que se había estado probando, yendo a buscar el verde. April desvió la mirada, algo sonrojada.

-April, no tienes por qué correrme la vista, te juro que no tengo nada que tú no.

-¡¿Bromeas?! ¡Tienes unas tetotas gigantes!-hizo un gesto sobre su pecho con las manos- Yo soy un perchero flaco sin nada de carne-suspiró resignada.

-Pues yo creo que eres hermosa-dijo con convicción la rubia.

-Te convierte en la primera... pero gracias por el detalle de decirlo-sonrió y la miró. Aún estaba sin ropa en el torso. Se quedó embobada mirándola, apenas sonrojada- Sab... ¿Puedo hacer algo sin que me odies para siempre?-ya llevaba mucho tiempo callándolo.

-¿Qué pasa...?-no pudo continuar hablando, los labios de su amiga le habían cerrado la boca.

Había sido un primer beso muy distinto al que siempre había imaginado que tendría.




Ella fue quitándole lentamente toda su ropa y él no se quedó atrás. Cuando ambos estuvieron en ropa interior, él la empujó lentamente hasta la cama de plaza y media. La besó y la acarició con calma, sintiéndola estremecerse cada vez que tocaba su piel. La chica pasaba sus manos por su espalda, lentamente, de forma exacta.

-Tienes las manos frías-murmuró él en su oído, besando su cuello otra vez.



Pasaron más de tres minutos en silencio.

-¿Eso es lo que te hace feliz?-dijo con voz ahogada la mujer.

-Sí, mamá. Muy feliz-la mano de la chica no había soltado ni por un segundo la de su novia.

-Bien, entonces supongo que sólo puedo desearles lo mejor-dijo tratando de ser lo más comprensiva que pudo- Y tú escúchame, jovencita-dijo señalando a Sabine-, te digo a ti lo que le diría a cualquier muchacho... No quiero que hagas sufrir a mi hija ni una vez, ¿
capisce? O tendremos serios problemas tú y yo, ¿fui clara?

-Sí señora Sullivan, muy clara-asintió rápidamente la chica rubia.

April sonrió. Sintió que estaba a punto de llorar de felicidad, pero contuvo las lágrimas. Ahora sólo faltaban los padres de Sabine.




Sus dedos largos se deslizaron hasta la espalda de la chica, desabrochando el sostén. Sintió cómo ella se estremeció con fuerza ante esa acción.

Sonrió. Era extraño cómo ella reaccionaba ante cada movimiento, ante cada beso. De cierto modo era como si April fuese virgen... Quizás habían pasado muchos años desde la última vez que un hombre la había tocado tan íntimamente, o quizás nunca se había acostado con ningún hombre en lo absoluto, por lo que en alguna manera, podía decirse que lo era. Reflexionó en el hecho de que nunca había estado con una chica virgen y que quizás ella era lo más cercano a esa idea de inexperiencia.

Le gustó esa idea.



Apretó el tubo del teléfono con fuerza y rompió a llorar. April estaba frente a ella y el tono de voz del hombre al otro lado del auricular... al otro lado del océano, había sido lo suficientemente fuerte como para que pudiera escucharlo todo. Acarició el hombro de su novia, intentando consolarla.

-No te preocupes, quizás necesiten más tiempo para aceptarlo-dijo con dulzura a la joven rubia.

-Pero tu mamá lo tomó tan bien-susurró entre lágrimas.

-Es que ella sí puede ver mi cara de felicidad cuando estoy contigo... Dales tiempo, ya se les pasará.

Pero, incluso con el correr de los años, no se les pasó.




Comenzó a besar todo el cuerpo de la mujer lentamente, haciéndola temblar.

La abrazó con fuerza. No quería soltarla. Hacía muchos años que no tenía esa sensación de calidez a pesar del frío de la lluvia. Ella tembló entre suspiros en el momento en que lo sintió, mordiéndose el labio para luego besarlo con fuerza. Era muy cálido.

2D fue suave; increíblemente suave, tierno y considerado. Ella se recostó a su lado y lo rodeó con sus brazos antes de quedarse dormida. Sintió cómo él los cubría con las mantas y también la sujetaba en un abrazo. April sonrió, estaba acostumbrada a ser ella la dulce en la cama con Sabine, y ningún novio de su adolescencia había sido tan... delicado con ella.

Sacudió la cabeza y se escondió en su pecho... Pensó que parecería una niñita tonta y sensiblera. Esas cosas tan románticas propias de las novelas de mala calidad eran tan poco su estilo, tan lejos de la imagen de la inadaptada social que vive sin pensar en nada...

Pero se sentía muy, muy bien.



-...Y, ¿sabes lo que me dijo? Me dijo “hay conflictos administrativos, te vamos a pagar en una semana”... ¡Que le vaya a explicar él a Lekker por qué no le he podido pagar el alquiler del departamento! Me da... ¡me da tanta rabia!-bramó la chica rubia mientras le daba otro sorbo a su café.

-Sí, pero ten paciencia, que el gordo Giovanca paga tarde, pero paga bien-consolaba April.

-Pero siempre tienen problemas administrativos... ¡siempre! Quisiera que al menos una vez me pagaran la primera semana del mes, ¡como se debe!

-Sab...

-No sólo es contra la ley, o eso creo, ¡también es una falta de respeto a mi trabajo...!

-Sab...

-... ¡A mi integridad como empleada de ese sucio banco...!

-¡Sabine!

-¿¡Qué!?

-¿Quieres mudarte conmigo?



__________________________________________



Bien, quedó muy largo, ya lo sé XD Pero bueno, ojalá que no les haya sido angustioso y lo leyeran todo. La idea de ir mezclando fragmentos de la historia de Sabine y April mientras ella se encama (como decimos en mi madre patria) a 2D es para mostrar cómo ella la recuerda... Todavía con amor o sólo con nostalgia? Ustedes decidan, que por ahora sólo les queda esperar al próximo track, Double Bass!

Peace and love, bludz.
_________________


-Nevermore, Cortez... Nevermore...


Última edición por Kazuyo el Jue Ago 02, 2012 11:40 am; editado 2 veces
Subir ^
ShaunElay
Murdoc Niccals
avatar

Reg.: 25 Feb 2012
starstarstarstarstar

Mensajes: 1321
Género: Femenino
Ubicación: La Tierra De Los Perroflautas
España


#32 Publicado: Dom Jul 15, 2012 8:36 am  Responder citando

Puta madre, genialoso, I Love It *-*
Cuando acabe el yaoi pondré el que estoy retomando xDDD

Este me gustó, me molaron las bromas que soltaron a Murdoc. No sé porqué tengo una suave idea de lo que puede pasar con Noods, pero no la digo por si la cago o algo... xDDDD Espero con ansias el próximo ^^ Te quedó genial, me gustó, me gustó. Very HappyD
_________________
Que diguen el que vulguen,
que estem ben vius.

No espereu flors
quan ens heu venut verí.

Subir ^
Kazuyo
Murdoc Niccals
avatar

Reg.: 31 May 2012
starstarstarstarstar

Mensajes: 619
Género: Femenino
Argentina


#33 Escribió el primer mensaje de este tema Publicado: Dom Jul 15, 2012 2:27 pm  Responder citando

ShaunElay :
Puta madre, genialoso, I Love It *-*
Cuando acabe el yaoi pondré el que estoy retomando xDDD

Este me gustó, me molaron las bromas que soltaron a Murdoc. No sé porqué tengo una suave idea de lo que puede pasar con Noods, pero no la digo por si la cago o algo... xDDDD Espero con ansias el próximo ^^ Te quedó genial, me gustó, me gustó. Very HappyD



Pobre Murdoc, nadie lo comprende (?) Decímelo por MP, a ver si me das una idea XD
_________________


-Nevermore, Cortez... Nevermore...
Subir ^
Soph de Asgard
nuev@
avatar

Reg.: 14 Jul 2012
starstarstarstarstar

Mensajes: 17
Género: Femenino
Argentina


#34 Publicado: Lun Jul 16, 2012 2:03 am  Responder citando

Me encantó es genial muy bien redactado,excelente track cuando Murdoc le grita a April "¡¡¡SI CON ESO CIERRAS LA PUTA BOCA!!!! y cuando Murdor les pregunta a todos si hay preguntas y le contesta April "yo...¿por que eres verde?  alabanza es buenísimo!!! y no puedo resistirme a leer el número 9 espero que continues con la historia pop corn
_________________
http://browse.deviantart.com/?q=lindsey+stirling#/art/Lindsey-Stirling-Crystallize-GIF-306997635?_sid=2923752b
Subir ^
Kazuyo
Murdoc Niccals
avatar

Reg.: 31 May 2012
starstarstarstarstar

Mensajes: 619
Género: Femenino
Argentina


#35 Escribió el primer mensaje de este tema Publicado: Lun Jul 16, 2012 1:58 pm  Responder citando

Qué te haces la desentendida XD Si vos ya sabés cómo continua... Aparte leés tan lento que si te muestro el 9 directamente nunca voy a alcanzar a escribir el 10 XDDDDDDD Gracias a Cthulhu por la notebook nueva, así vos leés de un lado y yo escribo del otro jajaja xD Te amo papafrita :3 Ojalá que te haya gustado la tortilla que hicimos hoy con papá xD
_________________


-Nevermore, Cortez... Nevermore...
Subir ^
Columbuzz
Quien es 2D?
avatar

Reg.: 04 Abr 2012
starstarstarstarstar

Mensajes: 28
Género: Femenino
México


#36 Publicado: Mie Jul 18, 2012 2:15 pm  Responder citando

Very Happy Esto fue... Cómo decirlo? MUY INTENSO!!! Jaja me gustó mucho, pero las partes que me ultrafascinaron fueron las de cuando 2-d y April estaban juntos y como ella recordaba a su chica, es decir, fue como el guión de una película, bueno así me lo imaginaba yo. XD Verdaderamente esa escena fue brillante Smile
Quien viera a 2-d no? Jaja es muy lindo.
Ah y me gustaría mucho eso de los hechizos :p pop corn
_________________
Te miro a los ojos... pero mi reflejo no esta ahí...
Subir ^
Soph de Asgard
nuev@
avatar

Reg.: 14 Jul 2012
starstarstarstarstar

Mensajes: 17
Género: Femenino
Argentina


#37 Publicado: Mie Jul 18, 2012 10:45 pm  Responder citando

esta genial Mr. Green
_________________
http://browse.deviantart.com/?q=lindsey+stirling#/art/Lindsey-Stirling-Crystallize-GIF-306997635?_sid=2923752b
Subir ^
samantha_16
nuev@


Reg.: 25 Jun 2012
starstarstarstarstar

Mensajes: 10
Género: Femenino
Ubicación: detras de ti ^^
Venezuela


#38 Publicado: Dom Jul 29, 2012 7:07 pm  Responder citando

esta super fino ^^ por favor continualo
_________________
AmA A QuIeN Te AmA No
Te IluSsIOnAA ^^
Subir ^
The Crazy Girl
Murdoc Niccals


Reg.: 15 May 2012
starstarstarstarstar

Mensajes: 610
México


#39 Publicado: Lun Jul 30, 2012 8:43 pm  Responder citando

Tu pequeño resumen en the happy lanfill me trajo aqui (Es muy tentador e__e),no lo e leido pero quise comentar C; cuandotenga tiempo,lo leere
_________________
Subir ^
Kazuyo
Murdoc Niccals
avatar

Reg.: 31 May 2012
starstarstarstarstar

Mensajes: 619
Género: Femenino
Argentina


#40 Escribió el primer mensaje de este tema Publicado: Mar Jul 31, 2012 9:31 am  Responder citando

Lea, Crazy, lea, se me hace que a vos te van a gustar los zombies apiñados en montañas :3
_________________


-Nevermore, Cortez... Nevermore...
Subir ^
Kazuyo
Murdoc Niccals
avatar

Reg.: 31 May 2012
starstarstarstarstar

Mensajes: 619
Género: Femenino
Argentina


#41 Escribió el primer mensaje de este tema Publicado: Jue Ago 02, 2012 10:45 am - Título del mensaje: Track 09 - Cap. 4: Double Bass Responder citando

Hola a todos! Reviví! Very Happy Bien, antes de empezar, traigo sorpresa después de una exitosa temporada de exámenes: DOBLE TRACK!!!! Y por cierto, el track 09 está que hecha fuego, así que les recomiendo sentarse tranquilitos a leer.

Que lo disfruten!


RESUMEN DEL TRACK 09 - DOUBLE BASS

ATENCIÓN: SPOILERS

Las cosas entre 2D y April se ponen tensas, ninguno de los dos está muy seguro de qué significó esa noche juntos.

Una vez en el sumbarino, de regreso a la isla y tras la negativa de April ante la idea de algún día volver a intentar traer a Noodle, Murdoc explica con cuidado cómo Jimmy Manson lo chantajeó para sacar a la japonesa de la banda y, tras una serie de sucesos, ella debió esconderse para que el gobierno japonés no la encontrase. Cuenta también cómo acabó en la winnebago y que SunMoonStars se la llevó pensando que se trataba del bajista.

Murdoc continúa con su relato. Habla sobre como el boogieman lo engañó y logró que volviera a pactar con él. En vista de que el segundo hechizo no funcionó, el satanista jura deshacerse de Sun.

April inicia una confrontación, reclamándole la verdad a Murdoc. Ella está convencida de que él sacrificó a Noodle para salvarse de la cobranza del boogieman. Murdoc estalla en rabia y termina iniciando una violenta pelea con 2D, que acaba inconsciente y muy herido.

Murdoc acaba por confesar: sí había ideado un plan para sacrificar a Noodle en su lugar, pero había acabado arrepintiéndose de inmediato, lo cual explica su enorme voluntad de salvarla.

Una vez se calman los ánimos, Ape le promete a Doc que le ayudará a rescatar a la joven japonesa del infierno.




Now Paying: Track 09-Double Bass- Gorillaz


Quizás había logrado conciliar el sueño por media hora, pero no mucho más. Tenía demasiado pasando por su cabeza como para poder dormir tranquilo.

Noodle… Noodle estaba con vida…

Le había tomado años hacerse a la idea de su muerte. Ahora, revivirla en su cabeza, era un proceso similarmente difícil… Noodle estaba viva.

Viva. Parecía imposible creerlo.

Iba a volver. De verdad. No ahora, pero seguramente pronto.

Su cabeza comenzó a dar vueltas y a doler un poco. Estaba pensando en mucho a la vez, no estaba acostumbrado a tanta reflexión. A su lado, April balbuceó cosas ininteligibles mientras dormía.

Tampoco estaba acostumbrado a pasar la noche con otra persona. Comenzó a hacer memoria, muchos años atrás. Empezó a repasar sus frecuentes encuentros sexuales con mujeres casi desconocidas, incluso después de la aparente disolución de Gorillaz. En su mayoría chicas de la universidad que lo reconocían fácilmente y prácticamente se le lanzaban encima, incluso a veces de a dos o tres… Al menos tenía así muchas personas que lo dejaban copiarse en los exámenes.

De todas formas casi todas eran mujeres más o menos iguales. Jóvenes, directas, algunas más atractivas que otras, todas usaban ropa parecida, ninguna conocía otra canción de él que no fuera 19-2000 o Clint Eastwood. Feel Good Inc. si tenía suerte. Todas enviaban el mismo mensaje de texto mientras coqueteaban un poco antes de insinuarle buscar algún lugar más… privado. “No te imaginas con quién estoy hablando” a su mejor amiga si no estaba ahí en el momento. Estaba bien, a él no le molestaba y ellas tenían algo que presumir.

Se sonrió con un poco de vergüenza al recordar ese… “encuentro” en los baños de la universidad con una profesora… Pasó el curso con honores, aunque no había sido la intención. Luego también se le vino a la mente esa niñita de 17 años con la que se había acostado que casi hizo que lo llevaran preso… ¿Cómo iba él a saber? Le había jurado y perjurado que tenía 20…

Respiró profundo, llenando de aire su pecho flaco. La lluvia se había rendido de a poco, dando paso a las gotas independientes que caían desde el reborde de los techos.

Echó una ojeada más profunda a la habitación oscura. No era grande, pero estaba bien distribuida, por lo que parecía espaciosa.

Una cama de plaza y media paralela a la pared de la entrada donde a duras penas cabían  él y Ape sin caerse. Una mesita de noche de su lado, una ventana con rejas junto a la puerta. Un baño que aún no había explorado y una televisión contra la pared para ver desde la cama.

A través del vidrio y las hojas interiores de persiana entraba algo de luz amarillenta desde las farolas que alumbraban la galería y la pequeña calle de gravilla del complejo de moteles. Todo la reflejaba desde el lado izquierdo, incluida April, que dormía tranquila. La habitación tomaba un color casi ocre.

Color… ¿Color? ¿De qué color era el cuarto?

Estiró la mano hasta la mesita de noche y encendió la luz de la lámpara.

Claro, era color crema. Igual al de él.

Sintió la desesperada necesidad de fumar. Se robó uno de los cigarrillos de April de la mesita y lo encendió. A la mañana se lo repondría.

Hundió la cabeza en la almohada y miró al techo.

Realmente hacía mucho que no dormía con alguien. Siempre se levantaba antes que ellas y se marchaba sin decir ni buenos días. Se había acostumbrado a disociar completamente la idea de tener sexo y sentir algo… lo que sea.

La última vez que había dormido… literalmente, dormido con alguien… Cierto, esa vez después de una fiesta con Amy Winehouse, dos años atrás… Despertaron casi al mismo tiempo. A la mañana abrió los ojos cansada, con resaca, lo miró y dijo “… ¿Todavía sigues aquí?...”. Según leyó en las noticias, esa infidelidad a su marido le había valido un divorcio… ¿cómo se llamaba el tipo?

Fue la primera y la última vez que la vio en persona… Y se había acostado con ella sólo por efecto de la cantidad de alcohol… y tal vez algo más, que habían consumido. No le había gustado nada, de hecho, hasta le había dado algo de miedo.

Antes de eso no podía recordar a nadie que no fuera Rachel… Ridículo, tenía que haber dormido con alguien en todos esos años… Tenía que haber tenido algo serio con alguna chica en todos esos años… Debía haber sentido algo por alguien en tanto tiempo…

El techo era blanco.

Quizás no.

Miró a April casi por instinto. Estaba de espaldas a él y sujetaba las mantas por el frente, dejando su espalda casi completamente descubierta.

Mierda, cómo le gustaba esa chica… Cómo le había gustado su negativa a la primera invitación casi accidental que le había hecho, le gustaba cómo hablaba de cosas que no tenían nada que ver con Gorillaz o la fama, cómo se sacaba los zapatos y ponía los pies sobre la mesa cuando veían películas, cómo hacía el caramelo con naranja para las palomitas, la forma en que se mordía apenas la lengua asomada y luego decía en voz baja los combos que conocía mientras jugaban Mortal Kombat… Había olvidado lo que se sentía que una persona le gustara, lo que se sentía conocer a una persona antes de acostarse con ella.

Algo llamó su atención. Entre las sábanas pudo ver una línea azul asomando de la parte baja de su espalda del lado derecho. Apartó las mantas y se sonrió.

Tenía un tatuaje del tamaño de su pulgar. Era simplemente una pluma de color azul claro, apoyada en un piso inexistente, vista de perfil. Debajo a la derecha se dibujaba algo similar a una firma.

D. Shimoda.

Más abajo aún, centrada respecto a la columna, rezaba en letra itálica “And she is buying a stairway to heaven.

Apagó el velador y la abrazó despacio, intentando no despertarla.



Rió por un momento y luego volvió a sujetar su guitarra.

-¡Ok, ok! ¿Estás lista?-dijo la chica morena.

-Sí, vamos, a ver qué nuevo me traes.

-Mira y aprende, muñeca, esta la saqué anteayer...

-Menos charla y más guitarra-sonrió desafiante Sabine.

Comenzó a sonar un suave punteo. Sus dedos acariciaron las cuerdas, desenvolviendo una hermosa canción.

On me dit que nos vies ne valent pas grand chose,
Elles passent en un instant comme fanent les roses.
On me dit que le temps qui glisse est un salaud que de nos chagrins il s'en fait des manteaux pourtant quelqu'un m'a dit...

Que tu m'aimais encore,
C'est quelqu'un qui m'a dit que tu m'aimais encore.
Serais ce possible alors?

-April, eso es muy bonito...

-¿Sabes francés?-dijo sosteniendo el punteo- Escucha el resto...

On me dit que le destin se moque bien de nous
Qu'il ne nous donne rien et qu'il nous promet tout
Parais qu'le bonheur est à portée de main,
Alors on tend la main et on se retrouve fou
Pourtant quelqu'un m'a dit...

Que tu m'aimais encore,
C'est quelqu'un qui m'a dit que tu m'aimais encore.
Serais ce possible alors?

-¿Te gusta?

-Es muy bonita...-dijo sonriendo la chica rubia.

- Qué bueno que te guste, la aprendí para ti... Me pareció una buena para… eh… para ablandarte un poco cuando te pidiera que fueras mi novia… eh… Bueno, eso, ¿quieres ser mi novia?

-Es preciosa...-se acercó a ella y besó suavemente sus labios- Muchas gracias... Te amo...

Te amo...


Te amo...



Abrió los ojos.

La ventana aún mostraba oscuridad y la lluvia caía suavemente. Se desperezó con un suave sonido.

-¿Estás despierta?-susurró una voz a sus espaldas. La había movido por accidente al sujetarla.

Cierto... 2D estaba ahí.

-Sí, apenas-dijo en un susurro. Cuando tomó consciencia de su cuerpo sintió que él la abrazaba suavemente por la espalda.

El vidrio de la ventana enrejada estaba empañado. Dentro del cuarto casi hermético hacía hasta algo de calor.

Él besó suavemente su hombro y comenzó a acariciar el costado de su cuerpo desnudo y descubierto de las sábanas, pasando su mano lentamente sobre su cintura, recorriendo el tatuaje con su pulgar.

Ella era alta, larga, delgada. Las siluetas flacas con los pies entrelazados bajo las mantas parecían un par de ramas enredadas, o eso pensó April. Los dedos del hombre la sacaron de sus pensamientos.

Él había dado unos suaves golpecitos con las yemas en su cintura. La chica inmediatamente reconoció lo que estaba haciendo, tocaba un piano mudo e imaginario sobre su piel. Le tomó un instante reconocer que estaba “tocando” To Binge. Habían hecho las pistas de teclado  juntos, por lo que se las sabía a la perfección.

Se incorporó un poco más y usó ambas manos para interpretar sus acordes imaginarios sobre su piel.

Ella se sonrió y casi sin voz, susurrando aún con la garganta adormecida, cantó su parte.

Waiting by the mailbox, by the train,
passin’ by the hills ‘till I hear the name…

-Te equivocaste-dijo él entre risas. Se superpuso a su voz y comenzó a cantar algunos versos improvisados.

…And I’m looking for your smile to feel my soul will rise, and all I want is
Kiss you at midnight, feel alive
And joke ‘bout Murdoc’s greasy ass
And if Cyborg chase’ us down
Run like hell ‘fore she get us… drown…?

April rió sin moverse, él continuó cantando, inspiradísimo.

I like you when you are frightened
And feelin' 'bout to die.
Those zombies friggin ruled
But almost pooped my pants!
And the old man was so mad
Would exploded if he had a chance

Hizo silencio por un segundo.

Dunnow what rhymes with “chance” so, “hypnotic trance”
I don’t care if you are flat; I want to hug you again… Can I?

-Tu turno-rió aún tocando en su cintura.

-Eres horrible improvisando-dijo conteniendo la risa. No se movió y cantó con tono burlón.

2D can be so silly; at times can be so cute
Your Christmas present is to make me feel so cool
And your kisses are so goddamn sweet
I think no one could ever beat
And, oh, you so romantic when you want to get laid with someone
But guess you don’t seem so bad
Yes, you can hug me again…

-Muy graciosa-dijo riendo. Comenzó a cantar él.

I’m being honest, you liking me for that?
Ain’t that hard, you, me, go on and do the maths
I think I have a crush on you, don’t say you do not feel it too
But I just have to tell you that I’m falling of my clouds for you
Have to tell you that I think I’m gonna love you soon 'nough…


April se paralizó. Se dio la vuelta rápidamente para mirarlo a la cara, aunque la oscuridad era casi absoluta.

Hubo un silencio largo e incómodo.

-Lo siento, no debí...-dijo él en voz baja después de un rato- Vaya, logré que te enojaras conmigo-susurró con aire risueñamente triste.

-Oh, no Goofy, no estoy enojada, sólo... me sorprendió lo que me dijiste-apoyó la cabeza en la almohada, mirándolo en la negrura amarillenta-Volvamos a dormir, que mañana nos espera mucho que hacer.

-Sí... mañana-murmuró antes de hundirse también en la cama.

Se quedó dormido muy rápido.

Cuando despertó April ya no estaba a su lado. El sol brillaba, así que ya debía ser media mañana. Se puso la ropa interior, rebuscó en el bolsillo de su chaqueta un pequeño frasquito con analgésicos y se encaminó al baño. Después de un corto rato ahí, se lavó las manos y tomó dos de sus pastillas usando el agua del grifo para pasarlas. Se vistió con la misma ropa que llevaba el día anterior y se dirigió a la cafetería.

El cielo seguía homogéneamente gris. La lluvia había sido reemplazada por un poco de aguanieve, que seguramente se intensificaría con el paso de las horas. Había pequeñas lagunas de hielo por todas partes. Estalactitas muy finas colgaban del techo de la galería.

Cuando pasó frente a la puerta de Murdoc escuchó estridentes ronquidos desde el interior, también divisó lo que parecía ser un charco seco de vómito al pie de la puerta y una botella rota de vodka. Llegando a la cafetería vio a la chica caminar por la calle hacia el motel, llevando una bolsa de papel en la mano. Vestía una abrigada chaqueta y una bufanda de muchos colores.

Se sintió nervioso y raro, un poco avergonzado.

-Buenos días, dormilón-saludó ella con la más cordial naturalidad.

-Buenos días-miró la bolsa de papel para intentar desviar el tema de conversación. Notó que era del mismo tipo en que había traído las vendas y desinfectantes de anoche-¿Pasaste por la farmacia?

-Sip-dijo sonriendo.

-¿Por qué, necesitabas más vendas para las manos?

-No bobo, es una pastilla, por lo de anoche... A menos que tú te quieras hacer cargo de la cría que nos podría salir, por mí está bien-rió ella.

Lo de desviar el tema no había salido bien; rió un poco incómodo. Ambos se dirigieron a la cafetería donde pidieron un par de cafés y un vaso de agua para April.

Ella tomó la píldora contraceptiva con un largo sorbo, dejando el agua a la mitad. Él se quedó mirándola, en silencio.

-Estás muy callado-dijo riendo y lanzándole una bolita de papel que había hecho con la orilla de una servilleta.

-Eh… ¿Lo siento?

Ladeó la boca y se quedó callado. Ella sabía a la perfección qué lo tenía tan tenso. Ambos miraron por la ventana buscando algo que los sacara de esa situación.

-Ape… umh… sobre lo que dije anoche…

-Stuart-lo cortó ella sin dejar de observar la calle-. Lo que pasó anoche fue un error. No te preocupes mucho por eso.

-Un…-sintió una fuerte presión en el pecho. Bajó la mirada hasta su mano, que mantenía prisionera una servilleta-… Está bien.

El café llegó un rato antes que Murdoc, que traía una resaca de campeonato. A su lado venía su siempre confiable guardaespaldas robótica, que se quedó de pie junto a las mesas.

April se escabulló al baño después de terminar su taza y se lavó el rostro desvelado. Realmente, realmente desvelado. Se le hizo la idea de que el poco rato que había dormido le quitó más energía que las horas de sexo.

El agua escurrió por sus facciones delgadas y le nubló un poco la vista antes de mirarse en el pequeño espejo que decoraba la pared. Se mojó un poco el cabello y trató de ordenarlo, domándose el fleco con las manos sin obtener mucho resultado.

Se examinó con cuidado, como mirando a otra persona. Pensó que en Plastic Beach no se veía en los espejos muy seguido.

La noche anterior volvió a venir a su mente.

-Qué estás haciendo, April... qué estás haciendo-se dijo suavemente.

Alcanzó a divisar justo debajo de la bufanda, de repente, entre su cuello y el hombro, una marca oscura, azul violeta. Apartó el borde de la camiseta y notó que estaba rodeada por un cerco otras pequeñas huellas redonditas que más bien parecían bordó. El rastro de los dientes se perdía por un trecho relativamente largo, donde debían estar los incisivos superiores frontales.

Rió un poco.

-Si Murdoc llega a verme esto no le va a hacer falta un máster para saber que fue 2D...-se pasó la mano con fuerza para intentar desvanecerlo, sin mucho éxito. Trató de hacer memoria para recordar si ella también lo había marcado a chupetones o algo así. Creyó tener la vaga imagen de haberle clavado las uñas en la espalda o los hombros, pero demasiado imprecisa.

Cuando la regordeta moza se acercó a preguntarle a Murdoc qué quería desayunar, a él le faltó poco para morderla como un perro rabioso. Le gruñó y la miró de reojo. Esa resaca realmente estaba sacándole un lado muy antipático.

Bueno, más de lo habitual; pensó 2D.

-Otro café por favor-respondió el hombre de cabellos azules por él-... Ah, y ¿podrías volver a llenar el mío?

-En seguida...-dijo la todavía algo asustada muchacha.

El bajista apretó con fuerza los párpados y se rascó la nuca. Cuando divisó el vaso con agua a la mitad, lo cazó con su mano verdosa y lo tomó de un solo trago. A través del fondo transparente le pareció ver, entre algunas servilletas y paquetitos abiertos de azúcar para el café, un blíster de pastillas vacío.

La moza interrumpió sus pensamientos al alargarle con cuidado la taza blanca, rellenando ambas con el café que traía en una jarra transparente. El cuarentón supuso que serían analgésicos para 2D y se indujo inconscientemente a no pensar más en ello.

April se marchó directamente a su habitación para juntar las pocas cosas que había sacado. Stuart, por su parte y cuando Murdoc fue a ducharse, pidió la llave de copia en administración para poder ingresar de nuevo a su cuarto.

No se quedaron mucho, partieron antes de las doce para no tener que pagar el día de cuarto.

Los cantantes apenas cruzaron palabra a lo largo del viaje.

Sex Pistols llenó el ambiente antes de ser reemplazado con Black Sabbath, entremezclado con algo de Korpiklaani cada cuatro o cinco temas. Led Zeppelin sonó por el resto del camino hasta llegar al mar. 2D no le quitó la vista de encima a April en todo lo que duró Stairway to Heaven, que ella tarareaba mirando por la ventana y siguiendo el ritmo con los dedos.

El bajista salió del auto y echó el resto de los bidones de gasolina en el tanque para asegurarse de que llegasen sobrados a destino. April lo siguió con los ojos, cuestionándose cómo carajo era posible que ese autito se transformase en semejante brutalidad de submarino con tanta facilidad... Se hundió una vez más en el rincón entre la puerta y el asiento.

Cyborg, como siempre en el asiento de acompañante, emitió una serie de pitidos y una luz roja parpadeó desde el interior de su nariz y boca.

-Aviso. Batería en niveles críticos. Se recomienda iniciar proceso de carga-sentenció la monótona voz desde sus parlantes interiores.

-Sí, sí, ya va-contestó su amo mientras cerraba el auto de un portazo. Ya en el interior se colocó su gorra blanca de capitán y pulsó el famoso botón que cambiaría las ruedas del auto por una aleta y turbinas de motor.

El estéreo dejó de sonar por un rato. Murdoc ingresó una serie de datos y coordenadas en un teclado muy rudimentario y luego levantó un pequeño interruptor de metal y un letrero luminoso dejó leer en rojo con letras blancas las palabras “AUTOPILOT ON”. En seguida llevó a Cyborg a conectar en la parte trasera del submarino, como siempre.

-Inicia hibernación y busca errores en la data-dijo el verdoso hombre después de intentar recordar por un rato cómo se ponía ese comando, aprovechando que no la iba a necesitar por un buen rato.

-Comando detectado. En proceso. Tiempo estimado de hibernación: tres horas, dieciocho minutos, treinta y cuatro segundos. Iniciando revisión del sistema-dijo la Noodle mecánica antes de bajar la cabeza y sumirse en un estado de suspensión imperturbable.

El cuarentón le echó una ojeada. Emitió un bufido nasal cuando detectó que la piel de goma de la robot tenía una enorme marca de mordida en el brazo derecho.

-Malditos zombies…

Murdoc se recostó en la suerte de camilla metálica que era parte del costado interior derecho del submarino. April estaba sentada en el suelo, apoyada en la pared contraria y con las piernas extendidas. 2D había vuelto el costado de la cama un respaldo y estaba sentado con las piernas en cruz.

Hubo un instante de silencio eterno. A ninguno de los tres le apetecía escuchar música.

La chica decidió que un día de callarlo había sido suficiente.

-Bueno, ¿qué pasó?-dijo con tono seco y casi irritado.

Murdoc no necesitó más para saber a qué iba con esa pregunta.

-¿No crees que si lo supiera no vendríamos con una Noodle de más en el submarino?-escupió las palabras con cinismo y frialdad sin dejar de mirar el techo curvado del SSNiccals.

-Pero ¿qué pasó, cómo pudo salir mal?

-No lo sé, nena. Mierda, simplemente no lo sé-se rascó el estómago con sus largas garras- Ese hijo de una demoníaca puta me ha estafado...

-Pero algo no debe de haber salido bien-dijo ella. Inconscientemente miró a 2D, que parecía estar viendo un disputado partido de tenis. Volvió a Murdoc.

-Hice todo al pie de la jodida letra. Todo. Si no ha funcionado es porque el cabrón me puso una trampa de esas raras... Ya averiguaré qué salió mal-su tono de voz se volvió más grave, más exacto- Y la próxima vez... la próxima vez va a funcionar...

-¡¿La próxima vez?!-April se puso en pie de repente-¡¿Realmente piensas volver ahí con todo lo que hay?!

-No, pienso que volveremos todos-hizo énfasis en la palabra-, los cuatro contando a Cyborg, a los Kong para poder hacer las cosas como se debe.

-Estás muy equivocado si crees que voy a volver ahí-dijo ella con seguridad.

-Estás muy equivocada si crees que te estoy preguntando-clavó una mirada asesina en la chica.

-Ya nos pusiste a todos en riesgo una vez, ni creas que me vas a volver a llevar a allá.

-Piénsalo así... bonita-dijo en tono sarcástico-. Si te dejo en la isla y me muero en los Kong, te quedas allá sola, sin comida ni agua... Al menos si vienes con nosotros tienes oportunidad de escaparte mientras nos comen los zombies-a 2D le llamó la atención cómo él trató de razonar, muy a su manera, con la mujer.

-Y una mierda, yo no vuelvo a poner pie en ese bicherío-su gesto se torció por el enojo-. Si no te funcionó a la primera, no te va a funcionar a la segunda. Consíguete una nueva guitarrista, supéralo, búscate un terapeuta, pero no me jodas a mí con tus ideas de rescate suicida.

Stuart la miró. En cierto sentido también se sintió un poco herido por la forma en la que ella hablaba de Noodle como si fuera algo reemplazable.

-No la podemos dejar ahí-dijo el más joven de los hombres, atrayendo la atención de ambos-. Ahora que sabemos que hay forma de sacarla tenemos que hacer lo que sea para salvarla.

-Ya hicimos lo que pudimos-dijo con un poco más de calma pero no menos ira la mujer-. Fuimos, nos metimos entre todos los zombies, nos cargamos a tiros lo que nos encontramos e intentamos tu dichoso hechizo, Murdoc... Y no sirvió.

-Servirá la próxima vez, ya verás-el bajista movía los ojos inconscientemente hacia los lados, pensando.

-No habrá próxima vez porque la pronunciación fue correcta, el tiempo fue correcto, la jodida sangre servía, lo hiciste en orden... Sólo no funcionó. Punto.

-Pero... ¿Por qué no?-dijo en voz baja el vocalista.

-Hice todo lo que el jodido cabrón me mandó, al pie de la letra, seguí sus exactas instrucciones.

-¿Pero qué te dijo?-cuestionó 2D.

-Sí, Mudz, detállanos tu famoso trato-dijo con furia desafiante April.

Murdoc se sentó y miró a ambos fijamente a los ojos, primero uno, luego el otro. Ladeó la cabeza, tronando su cuello.

-Hace algunos años se juntaron algunos problemas. Un tipo muy molesto nos estaba haciendo la vida imposible, el pequeño Jimmy Manson-chistó entre dientes mirando al suelo y estirando sus manos, haciendo coincidir los dedos-... Pero todo viene de antes, de mucho antes en realidad... Noodle no es una chica común. Era parte de uno de esos raros proyectos japoneses en donde hacen mierdas... raras, raras que sólo hacen los japoneses-se rascó la nuca.

April se apoyó en la pared del submarino con los brazos en jarras y 2D se limitó a mantener el rostro girado a él, mirándolo con atención. Conocía la historia, pero no había pensado en eso por mucho tiempo.

-Ella era parte de un jodido proyecto supersecreto, el gobierno y los militares habían echado mano a un grupo de niños, como veinte o más, todos huérfanos, o se los habían comprado a sus madres o no sé qué. La idea era experimentar con ellos métodos de crianza... “especiales”-le dio un tono burlesco a la palabra-. Querían enseñarles a hablar idiomas, computación, pelear y manejar armas como al jodido estilo de James Bond o Kill Bill… Les metieron esteroides hasta los huevos y les hacían terapia de electrochoques si no lo hacían bien... Había un tipo a cargo del proyecto, un viejo llamado Kyuzo, que entrenaba a los niños en artes marciales y esas cosas, además les daba un don, una habilidad especial y única... A algunos los hacía bailar o pintar, a otros ser buenos en juegos como el ajedrez y esas mierdas... Y a Noodle le enseñó a tocar la guitarra-desvió los ojos hasta el frente del submarino, a través del vidrio, viendo las algas amarronadas cortar la visibilidad.

April se había sumido en un completo silencio.

-Cuando la ONU escuchó los rumores sobre lo que pasaba... y empezó a hacer preguntas... El gobierno japonés decidió que era mejor tirar el polvo bajo la alfombra... Y eso significa matar a cada uno de los hijos de puta que estuvieran involucrados-miró a la chica de frente-, incluyendo a los veintipico niños-un mutismo colmó el aire por un momento-... Kyuzo había visto nuestro anuncio en una revista sobre que buscábamos guitarrista y no dudó en meter a Noodle en una caja con su Les Paul y enviárnosla por correo... No alcanzó a salvar ningún otro niño y apenas escapó con vida... De ahí, el resto es historia-frunció el ceño-. Pero más tarde, después del primer álbum que sacamos, ella se piró a Japón una vez más para ver si lograba recordar algo sobre su pasado, averiguar quién era... Cuando llegó a allá se encontró con el viejo Kyuzo por casualidad y él le restauró la memoria... Y ahí es donde entra en escena nuestro querido Jimmy Manson.

El bajista se puso de pie, estirando la espalda y apoyándose contra una pared de metal.

-El tipo era un enano hippie homosexual al que le faltaban un par de patitos en la hilera-2D ladeó la cabeza, sin entender la metáfora-... Que estaba tocado, idiota, ya sabes, ¡si tú lo conociste!... En fin, el tipo quería meterse en la banda con su guitarra, pero lo saqué a patadas en cuanto apareció, además de que ya teníamos a Noods... El muy cabrón la siguió, o alguien de su empresa le dijo, o se enteró de alguna forma. El enano mierdero ahora sabía lo del proyecto de los superniños y me llamó a mitad de Damon Days para decirme que como no le hiciera un lugar en la banda iba a contactar a los militares y se iba a encargar personalmente de que despedazaran a Noodle-sonrió para sí mismo-... Tuve que improvisarle una buena para que se quedara callado. Le dije que no había que involucrar al gobierno porque tenía unos asuntitos con la interpol… lo cual es cierto, los tengo. Así que, no íbamos a llamar a los japoneses. Después le dije que casualmente hacía tiempo que quería deshacerme de Noodle para terminar con Gorillaz y armar alguna nueva banda, a ver si conseguía hacer algo decente... Ideamos un plan.

Stuart lo observó expectante con los labios apenas abiertos y la mirada fija.

-Según le dije a Jimmy, yo conseguiría que Noodle anduviera sola en la isla flotante y entonces él le metería una bala por la espalda-2D se estremeció-... En realidad, Noodle sabía todo desde el principio, y el plan era que ella debía usar un paracaídas que estaba escondido para salir de ahí y dejar a ese enano gay allá arriba sin saber pilotar la isla ni poder bajar… y si estaba de humor, matarlo quizás... Al final todo se jodió. El tipo estaba tan enfermo que el mismo día en donde todo iba a pasar llamó a los japoneses y les dijo dónde y a qué hora iba a estar Noodle, así que mandaron sus dichosos helicópteros para que la bajaran… “Así nos aseguramos de que se muera”, me dijo. No sé bien qué tenía ese tipo en el cerebro, dijo que así él no tendría que subir a la isla para nada y no encontrarían sus huellas… No sé, no me importaba mucho…

Se sentó una vez más en el catre y se quitó el gorro blanco.

-Salió bien, de todas formas… No como esperábamos, pero bien… Algo… Noodle ya estaba arriba de la isla, así que armamos otro plan. Atacaron la isla y ella alcanzó a saltar con el paracaídas. Cuando los militares revisaron los restos y no encontraron el cadáver, no estuvieron nada felices… Se cargaron a Jimmy por mentirosos y a los pilotos por fallar la misión… Parece que no eran una rama muy “legal” del gobierno. Esos japoneses están de la cabeza… Luego se dijeron cosas, se contradijeron otras, nadie se hizo cargo de nada y el homicidio triple de Manson-Yuuma-Oshiro se archivó como inconcluso.

-Y ahora Noodle podía disfrutar de su condición de… desaparecida-dijo seria April.

-Exacto… Ella se quedó en mi winnie, iba a pasar ahí un tiempo-su rostro y su voz se ensombrecieron paulatinamente, a la vez-… hasta que se calmaran las aguas… Yo me quedaba en los Kong en ese entonces, en su cuarto. Y luego vinieron más problemas-apretó el gorro-… 6 de junio de 2006… Se venció el plazo y boogieman vino a cobrar… Yo me le había escapado. Unos dos meses después Noodle estaba durmiendo en mi cama, toda envuelta en mantas, como siempre duerme-se sonrió melancólico-. Sun no la reconoció… Y se la llevó en mi lugar…

Silencio. Largo, profundo, por dentro y por fuera.

-O eso supongo-soltó después de un rato. A 2D le pareció que su voz sonó casi lagrimosa-… Nunca lo supe bien… Fue un error… Sólo un error-hizo otra larga pausa-. Hace un tiempo Sun vino a decirme que me quería cobrar… El muy hijo de puta me engañó, y yo caí. Hizo que volviera a pactar con él y luego me explicó lo de la contabilidad. Me dijo lo del Codex y se encargó de “llamar” a Russel. Tomó prestada mi garrafa y para cuando volvimos al submarino con Cyborg 2D estaba desmayado justo al lado, con su maleta hecha, la garrafa intacta y la biblia maldita esa, todo listo para empacarlo y largarnos de ahí… Desde entonces lo veo seguido cuando duermo, me recuerda que cumpla con lo que pactamos… Me anuló el trato anterior, así que vuelvo a ser Murdoc Alphonse, ¿qué tal?... Me explicó cómo había que hacer ambos hechizos, y lo hice tal cual… pero simplemente no sirvió.

April frunció el ceño y lo miró aguda, escudriñándolo.

-¿Y eso fue todo?-dijo con sequedad.

-Y eso fue todo.

Hubo un instante en que los ojos oscuros de ambos se cruzaron. Murdoc ya no tenía los irises dispares, se habían vuelto completamente negros, ambos. Sus pupilas se perforaron mutuamente en una batalla que acabó empatada. Ninguno corrió la vista.

-No te creo.

2D la miró y el bajista sintió un escalofrío.

-No te creo una mierda, viejo… ¿Me quieres hacer pensar que fue un accidente, que Noodle terminó en tu winnie y que el demonio ese se la llevó por una desafortunada casualidad?-se sonrió satíricamente, pero de una forma extraña, irreal. Parecía que esa boca guardaba todos los sentimientos que no van acompañados de sonrisas- Perdona, pero creería más que me digas que eres virgen o sacerdote.

-Fue lo que pasó-dijo con gravedad.

Apartó los ojos. April había ganado la batalla.

-Dime lo que pasó de verdad…-ella tenía los brazos cruzados y sintió cómo sus hombros se tensaban- Dime cómo tiraste a esa pobre niña a los lobos… ¿Valía más que tú, viejo? ¿Es eso? Tu alma está muy podrida, ¿y les entregaste una limpiecita y joven para cubrirte el culo?

-No fue  así…

-No me mientas, cabrón… no me mientas. Esa niñita terminó siendo tu chivo expiatorio ¿y ahora que la necesitas para que toque tu dichosa musiquita nos vas a poner en riesgo a todos otra vez?-lo miró con asco, arrugando el ceño. Elevó el tono- No te importa una mierda la vida de Noodle, ni la de Stuart, o la de Russel o la mía, sólo quieres plata ¡Todo es por dinero!-apretó los dientes- Me repugnas, viejo, de verdad. Todo es un ajedrez para ti, todo se puede vender, todo tiene precio. Te importamos un carajo, ¿no te mueve la humanidad sacrificar las vidas de personas para que te salgan mejor las cosas? ¡Somos gente, Murdoc! ¡Gente! No puedes tratarnos comos si fuéramos descartables, no puedes matarnos porque sí, no tienes derecho a estarnos manipulando sólo porque no… no encajamos en…

Bajó el tono de voz de a poco, quedándose en silencio. Su rostro iracundo cambió a una expresión casi incrédula. Lo miraba con los grandes ojos marrones abiertos y los labios apenas separados. Sus cejas se elevaron un poco en el centro y lo observó casi con tristeza.

-…Ni siquiera te gustaba Paula, ¿no es verdad?-dijo muy despacio.

A 2D se le heló el pecho. Compartió la expresión, mirando hacia ella, pero a través de su cuerpo, a la nada; pensando, recordando. Murdoc volvió a mirar a la mujer con el ceño fruncido pero reflejando angustia en sus ojos.

Había golpeado en un lugar que ninguno de los dos había tocado en muchos, muchos años.

-No sé cómo eso tiene que ver…-dijo secamente.

-Sólo era mala guitarrista-siguió sin voz, como si no lo hubiera escuchado-… Pero no la podías sacar sin que Stuart se fuera también… Era mala y te acostaste con ella… ¿Te le tiraste sólo para que rompieran?-suavemente negó con la cabeza, casi con repulsión-… ¿Los separaste porque no la querías en la banda?

El ambiente pareció detenerse. Algo dentro de Murdoc estaba a punto de reventar.

-Todo tiene precio… ¿verdad…-su gesto se torció con furia- Mudzy?

Y reventó.

-¿¡Quién mierda te crees, santurrona!? Tú misma estás aquí porque quieres, sabes que hay que sacrificar cosas. No todo es un jodido cuentito de hadas-se puso de pie y se le acercó. 2D hizo lo mismo, atento, nervioso- Hice lo que tenía que hacer para sacar esta banda de mierda adelante. Vendí mi alma, ¡dos veces, ja!-volteó con furia hacia el otro- ¿Dónde estarías ahora, 2D?, ¿eh? Serías un fracasado de 30 años que vende instrumentos en una tienda de segunda para complacer a la puta de Paula, ¿o no? ¡¿O no?!... Te hice un favor, Stu, a ti, a Noodle, a Russel…a Paula, a Rachel… a Sabine… ¡Mírense!, ¿realmente creen que son material a largo plazo? No sirven para una mierda, excepto para hacer música que vende… Sin mí son unos perdedores fracasados. Sin mí ¡ni sus putas madres les sabrían el nombre! Yo soy lo mejor que les pasó en la vida, y no todo lo que hice para convertirme en la estrella que soy fue bonito. La banda es lo que importa-miró a April- ¡Y si me tengo que joder a tu novia también para que lo entiendas…!

La fuerza de la bofetada le cortó el habla.

Todo se detuvo otra vez. Después de golpearlo ella no bajó la mano, se quedó suspendida, congelada, respirando con fuerza.

Él la miró casi gruñendo. De un zarpazo sujetó su muñeca y la tiró hacia él.

-Ahora escúchame bien…-susurró con los labios apretados el bajista.

-¡¡Quítale las manos de encima!!-gritó 2D, reaccionando.

Murdoc lo vio de una forma asesina. Nunca lo había mirado así, supo que iba en serio.

-No te metas.

-Te… ¡te dije que la sueltes!- largó algo asustado.

April estaba entre cegada por el enojo y aterrorizada. El cuarentón la soltó con brusquedad y caminó implacable hacia el otro.

-…Y yo te acabo de decir que no te metas-se acercó hasta quedar a nada de él, violentamente. 2D se alejó un poco, con miedo- ¿Ahora ya no me plantas pie? Maricón… ¡hazte hombre!-rugió en su cara. Stuart cerró los ojos y sobrecogió los hombros- ¡No te tires para atrás ahora, nenaza!-le dio un fuerte puñetazo en la cara, lanzándolo al piso.

-¡No le pegues, Murdoc!

Le propinó una patada en las costillas. 2D intentó cubrirse con el brazo y pararse.

-¡¡Si te vas a hacer el hombre, haz el show completo, pedazo de mierda!!-volvió a patearlo en el suelo. Stuart gruñó y empujó la pierna con la que el otro se sostenía, tirándolo- ¡Así me gusta, pelea, maricón!

Volvió a patearlo, pero esta vez en la cara. El más joven apretó el rostro un segundo y el otro se le lanzó encima, sujetándolo por el cuello de la remera. Lo levantó mientras se paraba. Stuart le dio un rodillazo en el estómago, pero no lo suficientemente fuerte como para que lo soltara. El otro lo inclinó y comenzó a golpearle la cara. Se defendió como pudo, golpeándolo también. Lo sujetó del cabello negro, corto, y comenzaron a pegarse, moviéndose torpemente en círculos. 2D logró atizarle varios rodillazos en el costado, sobre las costillas.

-¡¡Suficiente!! ¡¡Los dos, ya paren!!-bramaba ella.

-¡Tienes suerte de que Cyborg esté apagada, hijo de puta! ¡Ya te habría agujereado todo!-rió el otro.

Stuart se inclinó, bajando el torso. Mala decisión, la camiseta se comenzó a salir pero se trabó en sus brazos, dejándolo sujeto hacia abajo, como un par de riendas que le cubrían la cabeza. Murdoc comenzó a darle puñetazos en la nuca, con fuerza, con rabia.

-¡¡BASTA, ANIMAL, LO PUEDES MATAR!!-gritó casi con lágrimas, colgándose de su brazo. Él se liberó con facilidad y asestó un codazo en la cara de la mujer, haciendo que retrocediera.

2D se sentía mareado, con náuseas. Se tiró con fuerza hacia adelante, dándole con la cabeza en el abdomen. Murdoc retrocedió y el otro siguió carrera, hasta que ambos cayeron al piso. Stuart se mal acomodó sobre él y comenzó a golpearle la cara. El bajista alcanzó a sujetarle el pelo y giró usando sus piernas, con fuerza. Cambiaron de roles, ahora Murdoc había quedado arriba y usaba el cabello azul del otro para tirar hacia atrás y hacer que se golpeara la cabeza contra el piso de metal. 2D dejó de resistirse y comenzó a respirar con dificultad.

-¡¡TE DIJE QUE PELEES, MARICÓN!!-gritaba, estrellándolo una y otra vez contra el suelo. Comenzó a sentirlo cada vez más pesado.

De repente algo lo golpeó y lo hizo caer de costado. Se retorció y vio que April lo había tacleado y lo sujetaba con fuerza, abrazándolo con las piernas y prendida de sus hombros.

-¡¡Basta, basta!! ¡¡Ya lo dejaste inconsciente, lo vas a matar!!

Jadeaba y temblaba de furia. Se movió un poco para que lo soltara, cansinamente, sin intención, pero ella se sujetaba sin importar nada.

Otra vez se hizo silencio. Murdoc pudo escuchar a April llorar mientras se clavaba a él. A pesar de que estaba colgando de su costado completamente, le sorprendió cuán anormalmente liviana era.

No supo cuanto tiempo pasó. Ella lentamente lo fue soltando hasta sentarse en el piso. Luego caminó despacio hacia Stuart y lo movió un poco para intentar despertarlo. Desde su perspectiva en el suelo la veía a ella de espaldas. El vocalista soltó un quejido débil y ella lo ayudó a ponerse de pie, se colocó el brazo alrededor de su cuello y actuó de muleta humana para auxiliarlo en el camino hasta el catre metálico a pocos pasos. Lo recostó ahí y rápidamente le llevó una taza de acero con agua y una de sus cápsulas verde y blanca para sus dolores.

Stuart estaba desorbitado, sentía toda la sangre en la cabeza, su cerebro latir, su cuerpo entumecido. Estaba pálido. Tuvo una arcada y su amiga corrió a buscar una cubeta que había debajo del pequeño fregadero, llegó justo a tiempo para que él vomitara ahí. Volvió a traer agua y pastillas, con la esperanza de que esta vez su estómago las retuviera.

Murdoc no se había levantado del suelo. Seguía sentado, viendo hacia abajo, perdido. April se le acercó y le extendió la mano para ayudarlo a levantarse. Él no la miró y se puso de pie despacio y por su cuenta. Sus ojos se plantaron en el parabrisas del submarino, viendo el infinito azul.

-Yo quiero que vuelva-soltó al aire después de un largo rato-. No debí… no debí dejar que se la llevaran-su voz sonaba cortada-. Me arrepentí luego. Creí que iba a ser más fácil dejar que alguien más tomara mi lugar, pero… Me arrepentí, como un debilucho.

Volteó a mirarla. Estaba hecha un jodido desastre, tenía todo el maquillaje corrido por las lágrimas, el labio inferior cortado y un poco de sangre le brotaba de la nariz. Era muy consciente de que había sido él quien le había hecho eso.

-Fue un error… Fue un error haber pensado que iba a salir de esa con la consciencia tranquila-dijo después de una pausa-… Quiero que vuelva… Tengo que sacarla de ahí, no me importa el costo-su faz se volvió seria, exacta-. Voy a rescatarla… Y después voy a hacer que ese demonio de mierda se arrepienta de haberme engañado.

Después de tanto caos, el submarino volvió a la tranquilidad finalmente.

-Entiendo…-le puso una mano amiga en el hombro- Bien, voy a ayudarte.




____________________________________________________

Bien, sin duda este es mi track favorito hasta la fecha. Me gusta cómo quedó la situación tan tensa entre 2D y Ape, además de la pelea con Murdoc Very Happy

Totally inspired by THIS.

Aparentemente se me puso de moda lo de los tracks largos... y no creo que sea algo con tendencia a disminuir...

Traducción a la improvisada versión de To Binge

…And I’m looking for your smile to feel my soul will rise, and all I want is
Kiss you at midnight, feel alive
And joke ‘bout Murdoc’s greasy ass
And if Cyborg chase’ us down
Run like hell ‘fore she get us… drown…?

"Y estoy buscando tu sonrisa para sentir que mi alma se elevará, y todo lo que quiero es
Besarte a media noche, sentirme vivo
Y bromear sobre el trasero grasoso de Murdoc
Y si Cyborg nos persigue
Corre como el diablo antes de que nos... ¿ahogue?

I like you when you are frightened
And feelin’ ‘bout to die.
Those zombies friggin ruled
But almost pooped my pants!
And the old man was so mad
Would exploded if he had a chance
Dunnow what rhymes with “chance” so, “hypnotic trance”
I don’t care if you are flat; I want to hug you again… Can I?

Me gustas cuando estás asustada
Y sintiendo que vas a morir
Esos zombies eran geniales
¡Pero casi ensucié mis pantalones!
Y el viejo estaba tan enojado
Hubiera explotado de tener oportunidad
...No sé qué rima con "oportunidad" así que, "trance hipnótico"
No me importa que estés plana; quiero abrazarte otra vez... ¿Puedo?

2D can be so silly; at times can be so cute
Your Christmas present is to make me feel so cool
And your kisses are so goddamn sweet
I think no one could ever beat
And, oh, you so romantic when you want to get laid with someone
But guess you don’t seem so bad
Yes, you can hug me again…

2D puede ser tan tontito; otras veces puede ser tan tierno
Tu regalo de navidad es el hacerme sentir tan bien
Y tus besos son tan endemoniadamente dulces
Creo que nadie les podría ganar
Y, oh, eres tan romántico cuando quieres acostarte con alguien
Pero supongo que no pareces tan malo
Sí, puedes abrazarme otra vez.

I’m being honest, you liking me for that?
Ain’t that hard, you, me, go on and do the maths
I think I have a crush on you, don’t say you do not feel it too
But I just have to tell you that I’m falling of my clouds for you
Have to tell you that I think I’m gonna love you soon ‘nough…

Estoy siendo honesto ¿así te gusto?
No es tan difícil, tu y yo, haz las cuentas
Creo que me pasan cosas contigo, no me digas que no lo sientes también
Pero sólo debo decirte que me estoy cayendo de mis nubes por ti
Debo decirte que creo que bastante pronto te voy a terminar amando...

Y por eso Ape se queda como o_O

Ahora, ¿creían que íbamos a descansar? NO SEÑOR, LA PACHANGA SIGUE!!! (?)
_________________


-Nevermore, Cortez... Nevermore...


Última edición por Kazuyo el Jue Ago 02, 2012 1:32 pm; editado 4 veces
Subir ^
Kazuyo
Murdoc Niccals
avatar

Reg.: 31 May 2012
starstarstarstarstar

Mensajes: 619
Género: Femenino
Argentina


#42 Escribió el primer mensaje de este tema Publicado: Jue Ago 02, 2012 11:29 am - Título del mensaje: Track 10 - Cap. 4: Hong Kong Responder citando

RESUMEN DEL TRACK 10 - HONG KONG

ATENCIÓN: SPOILERS

Después de jugar su venganza (?) regresan a la isla. Murdoc empieza a encerrarse intermitentemente por bastante tiempo para intentar descifrar qué pudo salir mal en el hechizo. Las pesadillas nocturnas del bajista se incrementan abrupamente a la vez que comienza a sufrir pequeñas alucinaciones.

Un mes más tarde, en uno de sus recorridos por la playa plástica, April encuentra una antena de TV sobre una colina de plástico que puede servir perfectamente como base del árbol de navidad que le había prometido a 2D. Ambos toman una caja llena de cosas que pueden serles útiles y decoran el arbolito con la basura y cables que encuentran.

Después de un rato de hablar, April besa a 2D de improviso, lo que él rechaza con seriedad y firmeza, pero aún así, triste. El cantante se retira pensativo y April queda un momento a solas... o eso cree.

Inexplicablemente un ser aterrador que se hace llamar The Evangelist intenta trabar conversación con ella, se se muestra asustadísima. El sobrenatural apóstol le da una serie de pistas para investigar sobre la Biblia Maldita y deja en claro que su intención y la de "los de su lado del tablero" es que Noodle sea inmediatamente rescatada del infierno. Anota una serie de números en un trozo de papel y desaparece ante la primera distracción de la chica.

Ella, desconcertada, comienza a investigar sobre el libro, descubriendo de repente que 10 páginas fueron arrancadas antaño. Corre a avisar a Murdoc, quien deduce el serial numérico como coordenadas que los llevaran a Nuevo México, Estados Unidos, donde suponen podrán encontrar las hojas faltantes del Codex Gigas.




Now Paying: Track 10-Hong Kong - Gorillaz


Después de regresar a la isla Murdoc había comenzado a encerrarse todavía más seguido en su cuarto secreto ya no tan secreto. Estudiaba el códice, lo comparaba con otros antiguos textos en latín, revisaba cada página, cada letra, intentando averiguar qué habría podido salir mal. Sus pesadillas también habían aumentado y parecía que estaba empezando a sufrir pequeñas alucinaciones casi paranoicas.

Era raro que lo vieran dos días seguidos, así que las cosas estaban bastante tranquilas. 2D y Ape se dedicaban a escribir música que sabían iba a terminar siendo completamente ignorada, ver películas, jugar videojuegos, recorrer la siempre cambiante isla y a mantenerse lejos del agua que Stuart tanto temía.

-No me da miedo el agua-se excusaba.

-Sí, ya sé, te dan miedo los peces…

-Eh… ¿no?-él nunca terminó de entender del todo cómo ella estaba tan cerca de conocer su fobia a las ballenas, pero nunca acabaron de hablar el tema.

Todo estaba demasiado calmado, demasiado aburrido. Había pasado casi un mes desde el viaje a los Kong. Las novedades eran mínimas, exceptuando que Ape le había regalado a Tatto, el simpático mayordomo que cuidaba la isla, su vieja gata, no había sucedido mucho más.

El hombrecito le había tomado cariño cuando se encargó de alimentarla en su ausencia, y a April no le costó tanto desprenderse del animalito. Al fin y al cabo la tenía por lástima, la había salvado muchos años atrás, pero nunca se había molestado en siquiera ponerle nombre.

Tatto la llamó Regina. Le tentó opinar que era horrendo y que su nombre era “Gata”, pero prefirió dejarlo así. Ya no era suya después de todo.

Cuando bajaba a la playa solía verlo junto al ascensor, rodeado de toda esa basura y junto a la puerta que llevaba al cuarto de máquinas. Lo saludaba con la mano y sonreía.

-Buen día, Tatz, ¿cómo va Regina?

-¡Oh, preciosa, preciosa!-decía con su gracioso acento que aún no había podido localizar, pero sonaba muy centroamericano-  Está por allí, jugueteando.

-Me alegra, nos vemos más tarde.

-¡Adiós, señorita!

Ese día en particular había bajado a la playa plástica con el firme propósito de rodearla entera. No podía creer que aún no conociese el otro lado. Siempre llegaba un poco más allá del faro y dejaba de caminar por pereza o encontraba alguna excusa para volver.

Armada con sus gafas de sol, un vestidito blanco y sus sandalias, emprendió la expedición. No había mucho, todo era bastante igual. Mucho plástico, poca sombra. Parecía una verdadera playa excepto por la falta de arena. Pasó el faro y divisó pronto el lado exactamente opuesto a la entrada, su territorio inexplorado.

Se plantó quieta y se sonrió. Dio la media vuelta y salió corriendo, de regreso a la casona.

2D escuchaba todo lo que David Bowie tenía que decir, recostado en su cama. April llegó desde los pisos superiores, cargando una caja de cartón. Se quitó sus auriculares y la miró, confundido.

-¿Estás listo?-dijo con una sonrisa.

-… ¿Para qué?

-Te dije que cuando volviéramos íbamos a decorar nuestro arbolito, ¿no es cierto?

-¿Conseguiste un árbol de navidad?-se sentó en la cama, abriendo grandes los ojos.

-Algo así… Y mira, tomé toda esta basura que podemos usar para adornarlo.

Él se puso de pie y echó una mirada al interior de la caja. Constaba principalmente de cables de colores con fichas de conexión, además de algunos papeles coloridos, viejos discos de pasta también de muchos tonos, cassettes y vinilos; y alambre fino dorado, además de un par de tijeras.

-¿De dónde sacaste todo eso?

-Estaban por ahí, tirados…

Mientras tanto Murdoc no podía encontrar la caja que había dejado en la sala para empezar su Radio Pirata al día siguiente.

-… Seguro no son de importancia-dijo la chica con una sonrisa- Ya, ponte zapatos así empezamos nuestra navidad de una buena vez.

-Pero creí que ya…

-Que te pongas zapatos, he dicho…

Parecían un par de preadolescentes mientras corrían emocionados hasta el lugar del que Ape había hablado. El piso se elevaba en tres niveles por algunos metros. Les costó llegar con la caja hasta el montículo más alto. Al final, entre los dos, lograron subir.

Aflorando del piso artificial, como si se tratase de una planta o algo totalmente natural, asomaba una antena de televisión algo retorcida. 2D se quedó en silencio, mirándola. Era pequeña y algunos de sus brazos se habían perdido, otros se doblaban hacia arriba y dibujaban extraños ángulos.

A su manera, era perfecto.

Ape tomó unas perchas que traía en el fondo de la caja, deformó las de metal y dobló con cuidado las de plástico. Él no se demoró en comenzar a ayudarla. Pronto el arbolito improvisado tenía casi veinte ramitas. La chica comenzó a hacer bolas con el papel de colores y a clavarlas en las puntas, Stuart partió con la tijera los discos de pasta, con la punta les hizo a las partes pequeños orificios y los ató usando la cinta de los cassettes y vinilos. April forró la antena con cintas metálicas hechas con latas de Heineken. Luego de colocar los cables a manera de guirnaldas… el árbol-antena se veía peor que nunca, pero ellos se sentían enormemente orgullosos.

-Nuestro pequeño creció tan rápido-dijo ella con tono burlón. Rió y se sentó en el borde del montículo plástico, con sus piernas colgando-… Bueno, te prometí un árbol de navidad y te lo di, ¿no es cierto?

-Cumples, lo admito-él siguió acomodando algunas bolas de papel y cables.

-Es bueno hacer estas niñadas de vez en cuando, te reviven.

-¿De vez en cuando? Lo dices como si alguna vez hubiéramos hecho algo serio-se sonrió.

-Bueno, bueno, no le quites lo filosófico- bostezó y se estiró un poco-. Hoy me apetece comer pasta-dijo cambiando el tema, mirando el horizonte.

-Amh… ¿De qué tipo?

-No sé, pasta-lo miró. Estaba en cuclillas, desenredando la cinta de un cassette. Se sonrió con ternura-… Hey, Goofy, ven, ya deja eso-dio unas palmaditas en el suelo a su lado, para indicarle que se sentara.

Él la acompañó dudando un poco. Las cosas entre ellos seguían tensas desde lo que había pasado en el motel. Se sentó y suspiró.

-Se está bien en esta isla…

-Se está atrapado en esta cochina isla…

-Ah, vamos, no es tan malo… Creo que aquí tengo más libertad que allá-señaló el mar-. Con tantos trabajos pequeños apenas si tenía tiempo libre el domingo… Además ya no has tratado de escaparte, así que no te debe disgustar tanto.

-No es eso, sucede que…

Recordó cuando había oído a Murdoc y Cyborg hablar por lo bajo cuando él se había marchado al baño de la cafetería en el motel.

-Comando predeterminado. Sujeto: El Idiota. Sujeto alejándose. ¿Vigilar a El Idiota? Confirmación requerida.

-No, no, déjalo, Doodle. No se va a ir… Se queda siempre que la chica está, y la chica no se quiere ir, así que no hace falta…

2D volvió a mirar a April.

-Nada… No podría escapar aunque intentara.

Se quedaron callados un buen rato, mientras balanceaban los pies.

-Esta noche voy a patearte el culo con Akira…-soltó ella tras un largo rato.

-¿Akira? Cualquiera gana usándola. Yo te destrozaría fácil con Edge.

-Ok, entonces no uso a Akira… ¿Roy te parece? Es muy lento y haría tu derrota aún más humillante.

-Sí, sí, eso dijiste de usar a Hinata la última vez… ¡Es muy débil, te estoy dando ventaja!-dijo con tonito agudito y burlón- Y luego, ¡toma!, atacas al pobre 2D por la espalda con su supervelocidad.

-Eres un llorón.

-Y tú una tramposa.

-Bueno, te voy a dejar elegir por mí, ¿quieres?

-¡Ah, no, eso no! No quiero que después vengas con la excusa de “me diste el personaje más débil a propósito”. El otro día te pedí usar a Mario y casi hiciste un berrinche.

-¡No te va bien nada! ¡Y claro que no quería ser Luigi, nadie quiere ser Luigi!

- ¡Claro, eso porque tú no tienes que so…!-se quedó paralizado cuando ella lo besó.

Se mantuvo estático, con los ojos negros enormemente abiertos, mirándola. En un segundo se le pasó por la mente una serie de recuerdos, como una película, como un repaso para un examen.

Puso sus manos gentilmente en los hombros de la mujer y la empujó suavemente.

-Ape… no-dijo con gravedad, mirando hacia abajo.

Ella lo observó en silencio con una expresión tierna y neutral a la vez. El vocalista sintió un nudo en la boca de su estómago y su respiración agitarse.

-Fue un error, ¿recuerdas?... Quedamos en eso-soltó lentamente después de un rato.

-Quizás me quiero volver a equivocar-otra vez se acercó a él. La detuvo firme pero suavemente con una mano en el pecho.

-Yo no.

Ella se sonrió y se alejó de nuevo. Miró hacia el azul entremezclado del agua y el cielo. La tarde estaba calurosa.

-Me gustas… Pero no quiero así…-su voz sonaba grave, casi dubitativa, casi confundido. Melancólico, esa era la palabra- Ya he tenido muchas así.

-No compliques las cosas más de la cuenta-hablaba con una pequeña sonrisa estampada a la cara, sin mirarlo-. No te estoy pidiendo que seas mi amigo con privilegios, ni mi novio, ni mi amante, ni nada… A mí también me gustas. De verdad…

-¡A mí también, es en serio…!

-… Y quiero seguirte conociendo desde otros lados, otra perspectiva aparte de la de Goofy.

Él comprendió y agachó la mirada.

Pasaron tres o cuatro minutos.

Tal vez más.

Se puso de pie y se sobó la nuca. Su mano ya estaba curada, pero la marca no se iría muy pronto.

-Voy a preparar la pasta que querías…-bajó con cuidado de la colina plástica y desapareció dando la vuelta a la isla.

La muchacha de ojos oscuros suspiró con fuerza.

-No te preocupes, ya va a estar todo mejor-resonó una voz a sus espaldas. Ella volteó con un respingo para ver una figura de apariencia imposible. Su cabeza, una masa de oscura carne amorfa y algas, parecía estar sumergida dentro de una pecera llena de agua de la cual asomaban tentáculos, cuatro ojos y dos hileras de dientes. Llevaba una camiseta y pantalones ridículamente cortos, como si se le hubieran encogido con el agua. Un par de botas de lluvia grises envolvían sus pies. Tenía dos pulpos ¡vivos! Enredados en sus brazos. Su piel entera mostraba venas rojas anormalmente visibles. Se espantó- ¿Quién lo podría saber si no yo?

-Eh…-lo miró con los ojos grandes y expresión de entre miedo y sorpresa.

-Oh, lo lamento… Buenas tardes, ¿cómo está usted?

-B… ¿Bien?-el inverosímil desconocido se sentó a su lado. El turista con la máscara de gas era bastante, pero eso ya excedía sus límites-… Eres… eh… ¿Amigo de Murdoc?

-Oh, claro que no, ¡te lo imaginas!-su voz sonaba acolchonada, envuelta en algún tipo de aislante sonoro, como detrás de una pared- No, pero tengo algunos asuntos con él… Nada muy pronto, pero sí seguro.

Los labios de la chica temblaron y se sobrecogió, alejándose de él de a poco.

-E… ¡Eres SunMoonStars!-exclamó con miedo.

-¡No, cómo crees! No, no, tengo otros asuntos con Murdoc-hizo un arco con su dedo índice, pasando de señalar un costado al otro opuesto- Asuntos del otro lado del tablero… Ese SunMoonStars, pillín travieso, ¿sigue haciendo de las suyas?

-Eh…-comenzó a tartamudear- ¿Qué… qué… quieres? ¡¿Quién eres?!

-Ah, tengo muchos nombres… últimamente no me han dado ninguno nuevo. Me decían evangelista la última vez… The Evangelist.

La referencia bíblica la puso aún más de los pelos.

-Y… ¿¡Y qué quieres!? ¡No vendrás a matar a Murdoc…!-levantó los puños en el aire- Porque si no te voy a… a…

-Shhh, tranquila, April, no vengo a hacerle daño a nadie… De hecho, vengo a ayudarlos y a pedirles ayuda.

-A… ¿Ayudarnos?-bajó la guardia.

-Están en un callejón sin salida, tienen algo muy importante que hacer y desde mi lado del tablero eso no puede seguirse retrasando…-su voz, aunque aplacada por la barrera invisible contra el sonido, parecía suave y tranquilizadora. A April se le figuró un recuerdo lejano de su madre contándole el cuento de la Princesa y el Sapo, cuando muy, muy pequeña- Pensábamos dejar que todo siguiera su curso, pero ese malandrín de SunMoonStars sigue con sus… diabluras-los dientes blancos que se veían en el interior de la pecera parecieron reír muy bajo.

-Y… ¿y qué se supone que significa eso?

El extraño apóstol la miró de frente con todos sus ojos. Un escalofrío recorrió su cuerpo, pero ya no sintió miedo.

-Necesitamos que salven a Noodle-a la chica se le congeló la garganta al escucharlo-. Esa pobre alma está encerrada en el único lugar en donde nuestra luz no entra… Es urgente, lleva demasiado tiempo ahí…

April lo miró aguzando los ojos. Sus cuatro pupilas parecían un holograma, una distorsión de la realidad.

-¿Qué… qué eres?-murmuró.

-La competencia de Sun, cariño… sólo la competencia.

¿Un ángel?, se le pasó por la cabeza. Supo que sería inútil preguntar.

-Intentamos salvar a Noodle-soltó al aire después de un rato- como SunMoonStars nos dijo que lo hiciéramos… Pero no funcionó.

El evangelista sonrió una vez más y se puso de pie, con cuidado. Caminó hasta el arbolito navideño de basura y tomó uno de los bollos de papel, abriéndolo y alisándolo.

-¿Sabes cuál es una de las cosas más interesantes de los humanos?-dijo con amabilidad. April dio otro pequeño salto interno cuando vio cómo uno de los tentáculos que asomaba de la pecera se hundía en el agua y volvía a emerger con un bolígrafo, que el extraño apóstol tomó en su mano- Gracias, Billy… Se acostumbran fácil…, los humanos-hizo un ademán explicativo con la mano-. Si algo está mal y lo ignoran el suficiente tiempo, comenzarán a sentir que ni siquiera está ahí… Lo olvidan, lo olvidan del todo-apoyó la hoja arrugada de papel en el piso plástico y comenzó a anotar algo con la birome, torpemente debido a lo irregular-… Ay, este suelo, mi letra se verá mal… Bueno, decía, no caigas en ese error. Si algo está mal, no te olvides de que está mal. Arréglalo si está roto, límpialo si está sucio… Complétalo si le faltan partes…-dijo esto último con un tono connotativo. Le extendió el pedazo de papel con la inscripción- Averigua, no te quedes con lo que ya sabes… Ten, espero que les sirva de ayuda.

Ella sujetó la hoja y leyó la anotación.

-Esto… 36.330843,-108.362522… ¿y qué se supone que es esto?

Levantó la vista. El extraño había desaparecido.

Le llevó un rato recomponerse del susto.

Consideró llevarle la nota a Murdoc, pero prefirió averiguar algunas cosas por su cuenta antes de hacerlo. Arrugó la bola de papel y la metió en el bolsillo de su vestido. Se dirigió directo a su habitación, directo a su notebook.

Comenzó a leer todo lo que encontró sobre el Codex Gigas. La mayor parte de las cosas repetían la misma información, una y otra vez. Por accidente aprendió de memoria fechas y nombres, localizaciones, historia, versiones de la leyenda…

-…Subsecuentemente, basándonos en las pruebas caligráficas, podemos asegurar que ha sido obra de un solo autor y no de un conjunto, como se pensaba… Blah, blah, blah… Se encuentra en restauración para exhibirse… Se mantuvo durante casi dos siglos… Blah, blah… Richard Quemeimporta…

Pasó por al menos una docena de páginas de Google y una montaña de artículos. Nada era demasiado claro o sonaba fuera de lugar.

Volvió a empezar, tratando de fijarse en cosas que podrían habérsele pasado.

De repente algo pareció llamar su atención. Releyó el párrafo de un artículo con cuidado, palabra por palabra.

-…Inicialmente contenía 320 páginas, aunque algunas fueron posteriormente removidas. Se desconoce quién retiró las páginas o con qué propósito. Su contenido es desconocido, aunque podemos suponer…-levantó la vista de su pantalla y sintió su rostro palidecer- Dios… le faltan hojas… ¡Le faltan diez hojas!

Salió corriendo, gritando por el pasillo.

-¡¡¡Doc, Goofy!!! ¡El libro está incompleto, le faltan hojas!-se desbocó casi resbalando por los pasillos, hasta llegar al estudio de Murdoc. Golpeó estridentemente el librero.

-¡¡Doc, el libro está incompleto!!

-¡¡Deja de golpear, bruja!! ¡No entiendo nada de lo que dices!-sonó la estridente voz rasposa desde el pie de la escalera infinita.

-¡Ábreme la puta puerta, tengo algo importante que decirte!

-¡Tira del libro! ¡La palanca!

-Eh…-pasó la vista rápido sobre los lomos- ¡No me acuerdo del nombre!

Lo escuchó murmurar por lo bajo.

-¡¡Está bien, ya subo!!-rugió. Sus pasos retumbaron por la escalera de metal y la biblioteca se deslizó de costado- ¡¿Qué quie…?!

-¡¡LE FALTAN DIEZ HOJAS!!-gritó en su cara, aún agitada.

La miró en silencio, sin entender qué carajo le pasaba.

-… ¿De qué me estás hablando?

La mujer respiró profundo para calmarse.

-El hechizo, está incompleto… Le faltan diez hojas al libro… Por eso no funcionó la segunda parte, ¡falta un pedazo!

Murdoc empalideció.

-Un tipo muy raro se me apareció en la playa-sacó la nota arrugada de su bolsillo, extendiéndola frente a su cara. Él la sujetó y leyó con cuidado-, dijo que se llamaba The Evangelist o algo así, y me dio eso. Y me dijo que investigara, y eso hice, y en Internet decía que al libro le faltan diez páginas que no se sabe dónde están, y en cuanto lo leí vine corriendo a contarte…

-Hey, hey, nena, más despacio.

-Y… y no sé qué serán todos esos números-suspiró para calmarse de una vez.

-Son… Son coordenadas, eso es obvio…

April lo miró con los grandes ojos abiertos.

-¿Coordenadas?

-Seguro, mira… 36.33 blah, blah, -108.36 y eso… Es en el cuadrante noroeste-cerró los ojos y arqueó una ceja, ladeando la boca, pensando-… Creo que es por el sur de Estados Unidos…

-Entonces…

-Supongo que ahí estarán las páginas que faltan-dijo con convicción. Se miraron fijamente y él sonrió un poco-… Parece que vamos a volver a subir al SSNiccals…

______________________________________________________


Up on melancholly hill, there's a plastic tree, are you here with me, love?~♪

Ta-da!!!!!!!!!!!!! Ahí lo tienen, doble track. Como bonus por no actualizar hace tanto :3 Y para que Shaun no me mate XDDDD

He quedado satisfecha, sí señor. Espero que ustedes también ^^

Nuestros héroes (?) se dirigen a la Costa Oeste ahora. Se entrecruzan cosas, personajes que críamos perdidos hace mucho regresan de formas inesperadas. Bruce Willis ataca :O!!!! (ok, no, eso viene en el 12 XD)

Todo esto y mucho más en el próximo track, O GREEN WORLD!

Peace and Love, bludz!
_________________


-Nevermore, Cortez... Nevermore...
Subir ^
ShaunElay
Murdoc Niccals
avatar

Reg.: 25 Feb 2012
starstarstarstarstar

Mensajes: 1321
Género: Femenino
Ubicación: La Tierra De Los Perroflautas
España


#43 Publicado: Jue Ago 02, 2012 5:21 pm  Responder citando

Puta madreee!!!! Brutales, orgásmicos, cómo COÑO puedes pensar tanto!?!?!?!?

-Shaun, ella no está de vacaciones como tú, ni tampoco tiene tus depresiones ni tus estancadas... -

Me mataste cuando aparecieron por ahí los Pistols i mi orgásmico Bowie *-*

En serio, está quedando de fábula. Genial, muy currado, lo amo, en serio ¿De dónde sacas tanto? Me gusta mucho como escribes, eres genial. Me impactó la pelea de 2D y Murdoc.

Y ese doble capítulo, buah, me ha matado. Sorpresón *-*  Me alegraste el día, llevaba tanto esperando xDDD

síguelo, Por el amor de un cerdo desvirgado, síguelo!!! *-*
_________________
Que diguen el que vulguen,
que estem ben vius.

No espereu flors
quan ens heu venut verí.

Subir ^
Sharo0n
Generación Demon Days
avatar

Reg.: 17 Jun 2012
starstarstarstarstar

Mensajes: 78
Género: Femenino
Ubicación: Sobre un unicornio tratando de llegar a su corazón 😊 😍
México


#44 Publicado: Vie Ago 03, 2012 9:13 pm  Responder citando

Genial me encanta esta mmmm...como decirlo
ESTA GENIALOSO.
Continualo
_________________

Get The Shoe Shine :
That's electric tric tric
Subir ^
Columbuzz
Quien es 2D?
avatar

Reg.: 04 Abr 2012
starstarstarstarstar

Mensajes: 28
Género: Femenino
México


#45 Publicado: Mar Ago 21, 2012 10:10 am  Responder citando

Que te digo...jaja Me gustó mucho, pero la parte que dije Wow fue donde Murdoc cuenta la historia de la desaparición de Nodle, pero la cuenta a su manera y después ya les confiesa la verdad y cuando April le dice "Yo te ayudo" oh fue épico. Lo amé jaja bien creo que expresaste muy bien los sentimientos de Mudz. Genial!! Espero la continuación Smile
_________________
Te miro a los ojos... pero mi reflejo no esta ahí...
Subir ^
Mostrar mensajes anteriores:   
Responder Página 3 de 4 Página < Anterior  1 2 3 4  Siguiente >
Horas en GMT - 5
Ir a:  
NO puedes: crear mensajes/responder temas/editar tus mensajes/borrar tus mensajes/votar en encuestas -> Regístrate/Conéctate
Volver a Fan-Fiction
Geek Domains

Crear foro gratis | Staff del foro | Reportar abuso | Cookies | Powered by phpBB/Sopel